martes, 13 de noviembre de 2018

Plazo para despedir a un trabajador

Menea este post en Meneame.net
Las empresas tienen potestad disciplinaria sobre sus trabajadores, esto significa que pueden sancionarlos cuando cometan una falta disciplinaria, por ejemplo; ofensas verbales (insultos, amenazas, etc), robar material de la empresa, faltas continuadas de asistencia o puntualidad, o cualquier otra de las reguladas en el art. 54 del Estatuto de los Trabajadores o en el convenio colectivo aplicable.

Esta sanciones disciplinarias que puede imponer la empresa van desde la suspensión de empleo y sueldo hasta el despido disciplinario.

Sin embargo, existe un límite temporal para sancionar a los trabajadores. Transcurrido este límite temporal la falta prescribe, y ya no es posible sancionar al trabajador. En caso de hacerse el despido disciplinario por una falta prescrita, este sería declarado improcedente o la sanción impuesta sería injustificada, y debería reponerse al trabajador de acuerdo con el caso concreto, por ejemplo, si fuese despido improcedente, con la readmisión o la indemnización por despido.

A continuación vamos a ver los diferentes plazos de prescripción que existen para sancionar o despedir a un trabajador.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado laboralista, puedes escribir a través del buzón de consultas.


Plazo para sancionar o despedir a un trabajador

Existen dos plazos de prescripción en lo que se refiere a sanciones disciplinarias en el ámbito laboral.

La prescripción corta
- Para faltas leves = 10 días desde que el empresario tenga conocimiento de la falta.
- Para faltas graves = 20 días desde que el empresario tenga conocimiento de la falta.
- Para faltas muy graves = 60 días desde que el empresario tenga conocimiento de la falta.

La prescripción larga
- Para cualquier falta, sea cual sea su gravedad, existe una prescripción de 6 meses desde su comisión.

Diferencia entre prescripción larga y prescripción corta

Como el lector puede haber deducido del apartado anterior, la diferencia entre la prescripción corta y la prescripción larga de las faltas disciplinarias es que, en el caso de la prescripción corta empieza a contar desde que el empresario tiene conocimiento, y en el caso de la larga desde que se cometió la falta.

Esto significa que si el empresario tiene conocimiento de la comisión de una falta muy grave cometida por el trabajador 8 meses después de su comisión, ya no puede sancionar al trabajador, aunque alegue que no pudo enterarse hasta 8 meses después de que ocurriesen los hechos.

En cambio, si la empresa tiene conocimiento de una falta leve del trabajador 4 meses después de su comisión, tendrá un plazo de 10 días desde que tuviese conocimiento, para sancionar al trabajador.

Suspensión de los plazos de prescripción

Los citados plazos de prescripción se suspenden:

1. Por la apertura de un expediente contradictorio al trabajador; es decir, cuando se inicia una investigación por la empresa que puede culminar con un pliego de cargos contra el trabajador.

2. Cuando se da trámite al delegado del sindicato al que pertenece el trabajador.

3. Cuando el trabajador está cumpliendo prisión provisional y se suspende la relación laboral con mantenimiento del puesto de trabajo durante ese tiempo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal