lunes, 1 de octubre de 2018

Simular baja por depresión

Menea este post en Meneame.net
La depresión es una enfermedad devastadora para la salud mental de quien la padece. Además, es muy frecuente, aproximadamente una de cada seis personas sufre depresión a lo largo de su vida. Sin embargo, las bajas por depresión, son popularmente conflictivas por el tópico que existe sobre su simulación.

A continuación comparto un vídeo sobre este tema, y luego sigo con el artículo:



En efecto, no existe un barómetro que mida el grado de depresión de las personas, y al igual que ocurre con las bajas por ansiedad, pueden ser simuladas. Al tratase de enfermedades tan perniciosas para las personas que la padecen, el médico no duda en facilitar las bajas médicas a los pacientes que se aquejan de depresión o de ansiedad; más vale prevenir que curar.

Y como siempre ocurre, habrá quien aproveche este déficit de control, para engañar a su médico y tomarse una temporada de vacaciones, para atender un negocio familiar, para estudiar, o incluso para provocar una situación perjudicial para la empresa y forzar un despido indemnizado y con derecho a paro. No sabría decir qué porcentaje de trabajadores lo hacen, pero lo seguro es que existen casos simulados.

También existe el caso contrario; trabajadores que padecen depresión, pero no piden la baja e igualmente van a trabajar, por miedo al despido.

Pero lo que realmente concierne a este artículo, son las consecuencias legales por simular una baja médica por depresión, y cómo puede demostrar el empresario que la baja es simulada y no real. Así que, sobre este tema voy a escribir a continuación.

Realmente este artículo debería titularse "simular una depresión para conseguir la baja", pero resultaban más atractivas estas palabras clave, que considero más prácticas a efectos de posicionamiento, por tanto, he decidido escribirlo de esta forma, no del todo correcta.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado laboralista en tu ciudad, puedes contactar a través del buzón de consultas.

También podéis leer esta entrevista que me hicieron hace un año y medio y en el diario digital RT sobre esta misma materia.


Consecuencias de simular depresión para conseguir la baja

Simular una depresión para conseguir una baja médica, es una falta disciplinaria muy grave (transgresión de la buena fe contractual tipificada en el art. 54 ET), que obviamente se sanciona con el despido disciplinario.

Las bajas médicas (técnicamente conocidas como incapacidad temporal) son un derecho del trabajador, pero no le salen gratis al empresario, que sigue pagando las cotizaciones patronales, ni tampoco a nuestro sistema social, que paga una prestación por enfermedad al trabajador. Por tanto, es importante hacer un buen uso de las bajas médicas.

Cosa distinta, es la obligación que tiene el empresario de demostrar que el trabajador está simulando la depresión, a lo cual vamos a dedicar el apartado siguiente.

Demostrar que el trabajador está simulando una depresión

El empresario, tiene la obligación de demostrar que el trabajador está simulando la depresión, en contra del criterio médico (que realmente piensa que el trabajador padece depresión, pues de lo contrario, no le hubiese facilitado la baja médica). Obviamente, demostrar esto no es sencillo, pero sin pruebas, no se puede despedir al trabajador, o al menos, despedirlo de forma procedente y sin indemnización por despido.

Además, el empresario no puede alegar que "han visto al trabajador tan contento practicando running, o tomando una coca-cola en el bar". Estas actividades son compatibles con la depresión, y de hecho, son recomendables como tratamiento para mejorar el ánimo.

Para demostrar que el trabajador está simulando la depresión, hay que acreditar hechos que lo pongan en evidencia indubitada. Por ejemplo, un trabajador que sale de fiesta y toma copas hasta las 6 de la mañana. Ya no solo porque salir de fiesta hasta las tantas puede evidenciar que el trabajador está simulando la depresión, sino porque tomar alcohol en exceso es contraproducente para el tratamiento prescrito para la depresión.

Esto las empresas suelen hacerlo por medio de un detective privado, ya que sin licencia de detective, no es legal espiar a los trabajador y tomar fotografías o vídeos del trabajador en zonas públicas. No se admitiría como prueba en un juicio.

Terapia ocupacional

Muchos empresarios de cabeza cuadrada, piensan que un trabajador con depresión real pasa el tiempo encerrado en su casa. Y esto no es siempre así. Es cierto que las personas deprimidas están abatidas, pero en muchos casos la procesión va por dentro, y el enfermo no exterioriza su sufrimiento, o al menos, no cuando se muestra en público.

Además, los propios psiquiatras de la Seguridad Social, recomiendan a sus pacientes deprimidos, realizar actividades que les permitan mejorar su estado de ánimo: practicar algún deporte, salir con los amigos o la familia a tomar algo, practicar aficiones, como el dibujo, o la música, etc.

Para un paciente con depresión, cualquier actividad que mejore su estado de ánimo, es compatible con su baja y no es motivo de despido. Eso sí, siempre que no evidencie una simulación de enfermedad, como el ejemplo que hemos expuesto anteriormente, o que realice actos que perjudiquen a su tratamiento, como tomar alcohol en exceso.


0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal