martes, 16 de octubre de 2018

Cómo conseguir el despido improcedente

Menea este post en Meneame.net
Si eres trabajador y has sido despedido, estarás enterado de que puedes impugnar dicho despido en el plazo de 20 días hábiles desde la efectividad del mismo, y conseguir el despido improcedente (o incluso nulo), que comportaría ciertos beneficios en tu favor.

Dependiendo de las diversas circunstancias que puedan darse, en caso de despido improcedente, pueden lograrse dos resultados:

- Una indemnización por despido improcedente de 45/33 días de salario por año trabajado en la empresa. En este artículo puedes ver cómo se calcula.

- La readmisión en el mismo puesto de trabajo, con mantenimiento de las anteriores condiciones de trabajo (incluida la antigüedad) y el pago de todos los salarios desde la fecha del despido hasta la fecha de la readmisión. En este artículo se explica con más detalle la readmisión del trabajador tras el despido.

Conseguir el despido improcedente no depende tanto del trabajador, sino de la habilidad de la empresa para demostrar que los hechos por los cuales despide al trabajador son ciertos, demostrables y de gravedad suficiente para justificar el despido procedente.

Obviamente, el cometido del trabajador será complicarle esta labor al empresario y desmontar sus argumentos para justificar el despido procedente.

A continuación vamos a explicar algunas cuestiones sobre el despido improcedente.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado laboralista en tu ciudad, puedes escribir a través del buzón de consultas.


Tipos de despido

Los despidos individuales se clasifican principalmente en dos grandes grupos:

1. Despido disciplinario. Que se realiza contra trabajadores que han cometido una falta disciplinaria muy grave, por ejemplo, hurtar material de la empresa, hacer competencia desleal a la empresa, repetidas faltas de puntualidad o asistencia, etc.

2. Despido objetivo. Que se realiza cuando concurren circunstancias en la empresa que obligan a amortizar puestos de trabajo, por ejemplo, pérdidas económicas, modificaciones organizativas, causas productivas, como la perdida de un importante cliente.

Improcedencia del despido

Cada una de estas dos grandes modalidades de despido, integran varios motivos de despido, y cada uno de estos despidos, debe cumplir unos requisitos que se estipulan en el Estatuto de los Trabajadores, en el Convenio colectivo aplicable o en la jurisprudencia.

Por ejemplo, los convenios colectivos regulan el número de faltas de puntualidad o asistencia que debe cometer el trabajador para ser despido.

Si estos requisitos no se cumplen, el despido es declarado improcedente.

Además, el empresario debe demostrar los motivos que alega para despedir al trabajador. Si no puede demostrar dichos motivos, ya sean faltas disciplinarias o causas objetivas (como por ejemplo, pérdidas económicas), el despido es declarado improcedente.

Igualmente, el despido debe ser proporcional a los hechos que lo justifican. Si el despido es desproporcionado, será declarado improcedente. Por ejemplo, porque el trabajador se ha retrasado 30 minutos un solo día (una falta de puntualidad).


Plazo y lugar para impugnar el despido

Es importante contactar con un abogado laboralista en la mayor brevedad, para valorar las posibilidades para impugnar el despido. El plazo para hacerlo es breve; 20 días hábiles, sin contar sábados, domingos, ni festivos.

El despido se impugna primero ante el SMAC o CMAC, y posteriormente ante el Juzgado Social, siempre respetando los plazos de caducidad de 20 días hábiles.

La presentación de la demanda en el SMAC o CMAC interrumpe el plazo de caducidad de 20 días hábiles, durante 15 días hábiles, y se reanuda al transcurrir estos 15 días, o al celebrarse el acto de conciliación SMAC.

Es posible llegar a un acuerdo en cualquier momento de la empresa, pero es importante tener en cuenta que en caso de insolvencia de la empresa, el Fondo de Garantía Salarial (FOGASA) no paga las indemnizaciones reconocidas en el SMAC o CMAC, por lo que si se sospecha de insolvencia de la empresa, es mejor saltarse el SMAC o CMAC y llegar a acuerdos en el Juzgado.

La Inspección de Trabajo no es competente para denunciar despidos. La denuncia a la Inspección de Trabajo no interrumpe el plazo de 20 días hábiles para impugnar debidamente el despido.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal