martes, 25 de septiembre de 2018

Sustituir trabajadores en huelga

Menea este post en Meneame.net
Las huelgas son una forma de protesta que utilizan los trabajadores para conseguir mejoras en sus condiciones de trabajo, y están ideadas como instrumentos de presión contra las empresas, por tanto, las empresas, están obligadas a soportar los efectos perjudiciales de la huelga, sin que puedan anularlos o restringir sus efectos durante su desarrollo, tal y como vamos a explicar en este artículo y en vídeo que comparto a continuación.



Las facultades del empresario están limitadas durante la huelga. A título de ejemplo podemos destacar las siguientes limitaciones de impacto en el poder empresarial:

1- No pueden favorecer a los trabajadores que no hagan huelga.
2- No pueden tomar medidas discriminatorias contra huelguistas.
3- No pueden sustituir a trabajadores huelguistas contratando a nuevos trabajadores para cubrir las vacantes durante la huelga, ni siquiera vía Empresas de Trabajo Temporal (ETT).
4- No pueden cubrir vacantes de trabajadores huelguistas con trabajadores de otros departamentos o centros de trabajo de la empresa.

En este artículo, nos vamos a centrar concretamente, en la sustitución de trabajadores en huelga: la limitación de la libertad para contratar nuevos trabajadores durante un huelga, y la prohibición del esquirolaje tanto externo, como interno.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado laboralista en tu ciudad, puedes escribir a través del buzón de consultas.



A continuación desarrollaremos brevemente las prohibiciones y limitaciones del empresario durante la huelga.

El esquirolaje externo

En efecto, la huelga limita el poder del empresario para contratar a nuevos trabajadores durante su desarrollo. La huelga, está configurada como mecanismo de presión empresarial, y si la empresa pudiese contratar a nuevos empleados para sustituir a los huelguistas, la huelga perdería su esencia, y produciría un nulo efecto sobre la empresa.

Por tanto, durante la huelga existe una prohibición de contratar a nuevos empleados, que no estuviesen vinculados a la empresa antes del preaviso de la huelga.

También está prohibido desplazar a trabajadores de otros centros de trabajo de la empresa, para cubrir las vacantes de los huelguistas.

El incumplimiento de la restricción de los derechos durante huelga, puede suponer incluso un delito castigado con penas de 6 meses a 2 años de prisión o multa de 6 a 12 meses, según el Código Penal.

El esquirolaje interno

A nivel interno, está prohibido desplazar funcionalmente a trabajadores del mismo centro de trabajo, -sin importar que sean del mismo nivel profesional-, para cubrir las funciones y tareas que realizan los trabajadores huelguistas.

No se puede tampoco, ampliar las jornadas de trabajadores contratados a tiempo parcial o mediante Empresas de Trabajo Temporal, para mitigar los efectos de la huelga.

Tampoco se puede cambiar de turno a trabajadores para cubrir vacantes de huelguistas.

El esquirolaje tecnológico

Lo que sí está permitido, y así ha sido reconocido por una reciente Sentencia del Tribunal Supremo (13-07-2017), es el esquirolaje tecnológico, es decir, que la empresa utilice medios tecnológicos de los que ya disponía, para continuar con su actividad, aunque no los utilizase con carácter habitual.


En conclusión, las empresas, durante la huelga, tienen las siguientes limitaciones:



0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal