lunes, 10 de septiembre de 2018

Qué hacer en caso de acoso laboral

Menea este post en Meneame.net
El acoso laboral, es un conflicto prolongado en el tiempo, en el que uno o varios mobbers acosan y hostigan a una o varias víctimas mediante menosprecios, humillaciones, burlas, insultos, difamaciones, injurias, calumnias, rumorología, amenazas, coacciones, acoso sexual, etc.

El acoso puede causar importantes trastornos psicológicos y daños morales a la víctima; por lo que es necesario buscar soluciones efectivas.

Existen varios medios para solucionar un conflicto de acoso laboral, desde protocolos o conciliaciones extrajudiciales, hasta procesos judiciales. Es importante valorar cada caso concreto para encontrar la mejor solución.

Si el acoso laboral proviene un jefe (acoso vertical) difícilmente servirá una solución extrajudicial, puesto que el jefe, siendo el propio acosador, nunca reconocerá el conflicto y tomará las medidas oportunas para apaciguarlo. Sin embargo, si el acoso proviene de un compañero de trabajo (acoso horizontal), tal vez sí que pueda solventar el conflicto una queja al jefe, y el seguimiento de uno de los protocolos que recogen los convenios colectivos para solucionar conflictos de acoso. A veces, la solución es tan simple como cambiar a la víctima de departamento, o despedir al acosador.

Si el trabajador no quiere seguir trabajando en la empresa, existe la posibilidad de extinguir el contrato de trabajo, con derecho a una indemnización de 45/33 días de salario por año trabajado, con un límite de 42/24 mensualidades (dependerá de la antigüedad), y derecho a cobrar la prestación por desempleo (paro).

En este artículo vamos a dar algunos consejos para actuar en casos de acoso laboral.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado laboralista, puedes escribir a través del buzón de consultas.



Recoger pruebas

Cuando se sufre acoso laboral, recabar pruebas es fundamental antes de dar ningún paso. Algo está ocurriendo, pero nadie va a creerlo si no se presentan pruebas. 

En este artículo están explicados los diferentes medios de prueba que pueden servir al trabajador víctima del acoso, para denunciar y solucionar el conflicto. Desde documentos, hasta testigos, y grabaciones ocultas de conversaciones o escenas con el acosador. 


Presentar quejas por escrito

Si se tienen que presentar quejas o reclamaciones a la empresa, mucho mejor que sean por escrito, las palabras se las lleva el viento. Luego esas reclamaciones servirán como prueba si se necesita llegar a juicio.

Además, deberá ser mediante un canal de comunicación fehaciente, no es recomendable hacerlo por whatsapp, ni siquiera por correo electrónico, salvo que sea un canal de comunicación habitual, y el empresario o receptor del correo conteste al mismo, de modo que quede demostrada su recepción.

Lo ideal es enviar un burofax con acuse de recibo y certificado de contenido, o bien pasar el escrito por el registro de la empresa, en caso de que la empresa tenga un registro.


Recibir ayuda psicológica

Cuando el acoso ha calado en la víctima, y se están sufriendo trastornos psicológicos del tiempo ansiedad, depresión, autoestima baja, desgana, etc., es importante buscar ayuda profesional. 

A veces, las víctimas de acoso laboral son reacias a compartir su problema con otras personas, lo cual no hace más que empeorar su efectos. Reconstruir los hechos con un psicólogo o un psiquiatra, ayudará a ver el problema desde otra perspectiva.

Además, cuanto más tiempo pase sin poner solución profesional al problema, más adentro calará el daño moral ocasionado por el acoso, mayores heridas causará, y más complicado será sanarlas.


Demandar o denunciar el acoso

Existen soluciones extrajudiciales que pueden servir para solucionar una situación de acoso laboral. Existen protocolos en los convenios colectivos que regulan un iter a seguir por las empresas cuando reciben una denuncia del trabajador.

A veces, un simple cambio de departamento, puede apartar al acosador de la víctima y terminar con el conflicto.

Sin embargo, no siempre las soluciones extrajudiciales sirven, y el trabajador se ve obligado a presentar una demanda judicial o incluso peor, una querella penal por acoso, para solucionar su conflicto. En ese caso, hay que recabar pruebas, llamar a un abogado, y ponerse manos a la obra. 

Los juicios por acoso suelen ser de prioridad alta, por lo que suelen celebrarse en unos meses, con esperas menores que el resto de juicios.


Solicitar la extinción del contrato

En ocasiones, el trabajador puede terminar hastiado, y prefiere irse de la empresa y buscar un nuevo empleo. Siempre lo he considerado una buena solución, a fin de cuentas, si le están acosando, será que no le quieren, y poco sentido tiene seguir manteniendo una relación laboral tóxica de esas características.

En estos casos, el trabajador puede presentar una demanda solicitando la extinción del contrato de trabajo, con derecho a la indemnización máxima prevista legalmente (art. 50.2 ET), que es la equivalente a la que se paga en caso de despido improcedente 45/33 días de salario por año trabajado con un tope de 42/33 mensualidades.

Además, si se consigue extinguir finalmente el contrato de trabajo, el trabajador podrá solicitar la prestación por desempleo (cobrar el paro).


Si quieres ver una infografía sobre acoso laboral, puedes visitar la página Lo entiendo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal