viernes, 14 de septiembre de 2018

Despido disciplinario falso

Menea este post en Meneame.net
El despido disciplinario es una modalidad de despido que utilizan las empresas cuando el trabajador comete una falta disciplinaria muy grave.

Claro que no todos los despidos disciplinarios son ciertos y justos. Existen multitud de despidos disciplinarios falsos, inventados, tergiversados, desproporcionados, etc. Se trata de casos en los que las empresas alegan que el trabajador ha cometido una falta disciplinaria, siendo incierto, con el ánimo de eliminarlo de su plantilla de trabajadores, sin pagarle ni un euro de indemnización. En estos casos, la solución pasa necesariamente por impugnar el despido en el plazo de 20 días hábiles, para conseguir que se declare improcedente, y cobrar una indemnización o incluso conseguir la readmisión.

Veamos un vídeo sobre esta materia.




Si el despido disciplinario es declarado improcedente, la empresa debe elegir entre: 
- Pagar al trabajador una indemnización de 45/33 días de salario por cada año trabajado, o bien,
- Readmitir al trabajador, en las mismas condiciones de trabajo, respetando la antigüedad, y pagando todos los salarios desde el día del despido, hasta el día de la readmisión.

En la práctica totalidad de las ocasiones, la empresa opta por pagar una indemnización, y deshacerse definitivamente del trabajador.

En este artículo, vamos a tratar algunas otras cuestiones sobre los despidos disciplinarios falsos.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado laboralista, puedes ponerte en contacto a través del buzón de consultas.



Demostrar que el despido disciplinario es falso, no corresponde al trabajador

Corresponde a la empresa demostrar que la falta disciplinaria que atribuye al trabajador es cierta, y de gravedad suficiente, para justificar un despido disciplinario procedente. En caso contrario, el despido disciplinario será declarado improcedente, y el trabajador conseguirá el derecho a cobrar una indemnización de 45/33 días de salario por año trabajado en la empresa.

El trabajador parte de la presunción de inocencia. Y la empresa tiene que demostrar su culpabilidad.

Además, también hay que valorar las pruebas de la empresa, pues no todas las pruebas tiene valor probatorio suficiente para demostrar los hechos de forma fehaciente. Algunas pruebas pueden ser incluso ilegales, por lo que no se admitirán en un juicio.

Gravedad de la falta disciplinaria

En ocasiones, puede que el trabajador haya cometido una falta disciplinaria, pero que la misma no sea de gravedad suficiente para justificar el despido.

El despido disciplinario es la máxima sanción disciplinaria que una empresa le puede imponer a un trabajador, y por ese motivo, se utiliza solo en los casos más graves. Para casos menos graves, existen otras sanciones disciplinarias, como la suspensión de empleo y sueldo.

Si el despido disciplinario no es falso, pero es desproporcionado, igualmente será declarado improcedente.

El despido, es desproporcionado, sencillamente cuando la falta disciplinaria que se atribuye al trabajador, no es meritoria de una sanción tan grave como el despido disciplinario.



¿Puedo cobrar el paro si me han hecho un despido disciplinario falso?

En cualquier caso de despido, el trabajador tiene derecho a cobrar el paro (siempre que tanga cotizado el año que se exige para cobrarlo). 

No importa si se trata de un despido disciplinario, como de cualquier otro tipo de despido. No importa si es un despido disciplinario falso, o un despido disciplinario cierto; es decir, no importa si es un despido improcedente o procedente. El trabajador, en cualquier caso de despido tiene derecho a cobrar el paro.

Si quieres saber más sobre el derecho a paro en caso de despido, puedes leer este artículo.

¿Por qué me han hecho un despido disciplinario falso?

El despido en España no es libre, y cuando la empresa quiere despedir a un trabajador, tiene que alegar alguna causa objetiva o falta disciplinaria, aunque sea falsa.

La empresa sabe perfectamente cuando un despido disciplinario es falso, y lo hace intencionadamente. Si el trabajador no la impugna en el plazo de 20 días hábiles, perderá su derecho a indemnización, por muy falso que sea su despido disciplinario, y la empresa se ahorrará una indemnización.

Mancha en el expediente

A muchos trabajadores les preocupa que el despido disciplinario falso les deje una mancha en su expediente, y que otras empresas puedan saber que fueron despedidos por la comisión de una falta disciplinaria.

En principio, esto no es así. No existe un registro donde las empresas puedan consultar el historial del trabajador: cuántas veces ha sido despedido, el motivo de su despido, cuántas veces ha demandado a su empresa, etc. De hecho, si existiese tal registro, sería completamente ilegal.

El despido disciplinario queda en el ámbito de la privacidad. La única forma que tiene una empresa para averiguar si un trabajador ha sido despedido de forma disciplinaria, es llamar a sus anteriores empresas. Y la forma de evitarlo es sencilla; si has terminado mal con una empresa, no pongas su nombre en tu currículo.

Además, si impugnas el despido disciplinario falso, y finalmente es declarado improcedente, tendrás un acta de conciliación o una sentencia judicial que manifieste que dicho despido es improcedente; manera de limpiar tu nombre si alguien pretende injuriarte de este modo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal