jueves, 6 de septiembre de 2018

Delito de acoso sexual en el trabajo

Menea este post en Meneame.net
El acoso sexual en el ámbito laboral es un delito. Consiste en la solicitud de favores sexuales -para sí o para un tercero-, y supone una vulneración del la libertad sexual, tanto cuando se comete contra la mujer como contra el hombre. Es indiferente también, que tenga lugar entre personas del mismo sexo.

El acoso sexual es la demanda de favores sexuales de forma indeseada, sin ser necesario que se cometan otros actos como tocamientos, agresiones sexuales, etc.
Más allá del acoso sexual, también pueden cometerse delitos de abuso o agresión sexual (véase por ejemplo, el reciente caso de abusos sexuales contra las temporeras de Huelva). Pero la simple solicitud de favores sexuales, de forma indeseada, que provoque en la víctima humillación, hostilidad o intimidación, se considera un delito acoso sexual, castigado con sus correspondientes penas.

Aunque existen diferentes sentencias judiciales con diferentes formas de analizar el acoso, en principio, basta una sola solicitud de favor sexual para que exista delito de acoso sexual.

Se distingue el acoso sexual del comportamiento amistoso, simplemente porque el segundo es aceptado y mutuo.

En este artículo vamos a explicar algunas cuestiones más sobre el acoso sexual en el ámbito de las relaciones laborales.

Si necesitas consultar o contratar a una abogado, puedes ponerte en contacto a través del buzón de consultas.


Penas de prisión por el delito de acoso sexual en el trabajo

El acoso sexual está castigado con penas de prisión de 3 a 5 meses, o multa de 6 a 10 meses, o bien con pena de prisión de 5 a 7 meses o multa de 10 a 14 meses, cuando la víctima sea especialmente vulnerable.

Las penas de prisión se incrementan de 5 a 7 meses de prisión o 10 a 14 meses de multa, cuando el acoso sexual proviene de un superior. Y de 6 meses a 1 año de prisión cuando el acoso proviene de un superior, y la víctima es especialmente vulnerable.


Víctimas especialmente vulnerables.

Se consideran víctimas especialmente vulnerables según su edad, personas discapacitadas o con situaciones personales desfavorables; por ejemplo, se consideró una víctima especialmente vulnerable una trabajadora inmigrante con pocas posibilidades de encontrar empleo (o incluso perder el permiso de trabajo y residencia), por el miedo que infundía el empresario a la citada trabajadora al amenazarla con el despido si no accedía a los favores sexuales que le solicitaba.


Relación de superioridad del acosador.

El acoso sexual puede ser tanto horizontal, cuando proviene de un compañero de trabajo, como vertical, cuando proviene de un superior jerárquico o del propio empresario.

Cuando el acoso proviene de un superior (vertical), las penas son más elevadas; de 5 a 7 meses de prisión, o de 10 a 14 meses si la víctima es especialmente vulnerable.

Se ha considerado acoso sexual vertical el despido de una trabajadora por negarse a mantener relaciones sexuales, o la amenaza de no cobrar la nómina si no se accedía a mantener relaciones sexuales.


Comisión de otros delitos relacionados con el acoso sexual.

El acoso sexual puede estar acompañado de otros delitos, y por tanto, habrá que enjuiciarlos mediante el concurso que corresponda.

Por ejemplo, el acoso sexual puede ir acompañado de amenazas o conductas coactivas, cuando se anuncia un daño o perjuicio contra la víctima si no accede a mantener las relaciones sexuales solicitadas. 

Obviamente, el acoso sexual también puede seguirse de un delito de abuso sexual. Por ejemplo, si la víctima accede a mantener relaciones sexuales, bajo amenaza de despido, podría entenderse que ha ocurrido un delito de abuso sexual con prevalimiento, con penas muy superiores.

También es posible que tenga lugar un concurso de delitos de acoso sexual y agresión sexual, si el acosador decide violar a la víctima mediante violencia o intimidación.

Obviamente, el acoso sexual, puede concurrir con otras formas de acoso laboral, incluso algunas formas delictivas de acoso laboral.

Si el acoso sexual genera lesiones o secuelas psíquicas a la víctima, también podríamos estar ante un concurso ideal de delitos con agravamiento de la pena.



El Juez Pedraz, investiga posibles abusos sexuales contra
temporeras en Huelva.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal