lunes, 6 de agosto de 2018

Resolución del contrato por degradación profesional

Menea este post en Meneame.net
A raíz de una reciente sentencia que he obtenido en favor de un trabajador, escribo este artículo para exponer la posibilidad de cualquier trabajador de solicitar la resolución judicial de su contrato de trabajo, cuando se modifiquen sus condiciones de trabajo, de modo que dicha modificación, suponga un menoscabo a su dignidad.

Se trata de evitar situaciones en las que el empresario, decide degradar profesionalmente a un empleado, vulnerando su derecho al honor, por motivos varios: rencillas, represalia por una reclamación del trabajador, extorsión para conseguir una baja voluntaria del trabajador, etc.

Si la demanda interpuesta por el trabajador obtiene el éxito esperado, este podrá resolver su contrato de trabajo, y obtener una indemnización de 45/33 días de salario por año trabajado, teniendo además, derecho a la prestación por desempleo (paro).

Si el juez no aprecia un menoscabo a la dignidad del trabajador, pero sí una modificación de las funciones de trabajo, podrá extinguir el contrato de trabajo, y conceder al trabajador una indemnización de 20 días de salario por año trabajado.

En este artículo explicaremos algunos ejemplos prácticos y el proceso que debe seguir el trabajador. Si necesitas consultar o contratar a un abogado laboralista, puedes ponerte en contacto a través del buzón de consultas.


Ejemplos prácticos

Se trata de combatir situaciones en las que el empresario degrada profesionalmente a un empleado. Existen varios casos prácticos válidos para ejemplificar estos supuestos. 

Por ejemplo, una rebaja de categoría profesional, como la de un administrativo que es obligado a realizar funciones como limpiar los aseos de una fábrica, como modo de humillación del empresario hacia el trabajador, que supone un ataque al honor que merece ante sus compañeros, máxima cuando fue contratado como administrativo, y no como operario de limpieza. También serviría como ejemplo, una trabajadora de oficinas, que es desplazada al almacén, a realizar trabajos de operario, sin que exista una justificación proporcionada y razonable para ello.

Otro ejemplo válido del menoscabo que estamos tratando, sería el vaciamiento de funciones, es decir, cuando el empresario decide ignorar a un trabajador, sin mandarle trabajo ni darle ocupación efectiva de ningún tipo, para así forzar su dimisión voluntaria y soslayar el pago de una indemnización.


A continuación, vamos a explicar cuál es el proceso a seguir para obtener éxito en este tipo de demandas.

Proceso judicial para la resolución del contrato

Agotado el intento de conciliación, el trabajador tiene que presentar una demanda ante la jurisdicción social, solicitando la resolución indemnizada de su contrato, que tardará en resolverse unos meses, dependiendo del Juzgado y la provincia que tramite el asunto.

El trabajador debe continuar trabajando hasta que se dicte sentencia, y no puede abandonar el puesto de trabajo, ya que se consideraría una baja voluntaria, y no tendría derecho a cobrar indemnización ni prestación por desempleo (paro).

Para los casos más graves, cuando el menoscabo para la dignidad sea muy grave, (existan humillaciones, faltas de respeto, acoso sexual, malos tratos, etc), el trabajador puede solicitar como medida cautelar, que se le exima de su obligación de trabajar, manteniendo el derecho a cobrar su salario.

Una vez celebrado el juicio, si el trabajador sale exitoso, obtendrá una indemnización de 45/33 días de salario por año trabajador en la empresa, quedando extinguida la relación laboral que le unía con el empresario, y podrá acceder a la prestación por desempleo (paro).

También es posible que el juez no aprecie un ataque contra la dignidad del trabajador, pero sí una modificación de las funciones de trabajo, en cuyo caso, el trabajador podría conseguir una indemnización de 20 días de salario por año trabajado, e igualmente, el acceso a la prestación por desempleo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal