viernes, 31 de agosto de 2018

Demanda por acoso laboral

Menea este post en Meneame.net
El acoso laboral o mobbing es un fenómeno extendido en las relaciones laborales, que hasta hace poco, era un gran desconocido para nuestros Juzgados y Tribunales, pero que desde hace unos años, da lugar a un gran número de demandas de diversa índole; desde tutela de derechos fundamentales, hasta extinciones de contrato por incumplimiento grave del empresario.

El acoso laboral es un conflicto consistente en conductas no deseadas en el ámbito laboral (en el puesto de trabajo o fuera de este, pero relacionadas con el trabajo), con un gran potencial lesivo para la salud psíquica de la víctima, que vulneran su derecho fundamental a la dignidad, integridad moral y otros derechos conexos. Humillaciones, menosprecios, rumorología, faltas de respeto, amenazas, coacciones, y un largo etcétera, suponen conductas de acoso laboral.

Estas conductas deben ser repetidas y prolongadas durante el tiempo, para ser consideradas acoso laboral, puesto que los incidentes aislados (discusiones puntuales), no tienen esta consideración.

En este artículo vamos a exponer algunos ejemplos prácticos de acoso laboral, y también algunos otros ejemplos de lo que no se puede considerar acoso laboral. Finalmente, explicaremos las soluciones para conflictos de acoso laboral.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado laboralista, puedes ponerte en contacto a través del buzón de consultas.



Ejemplos de acoso laboral

A continuación se exponen algunos ejemplos de conductas que pueden considerarse acoso laboral. No existe una lista cerrada de conductas constitutivas de mobbing por lo que es necesario valorar cada caso concreto.

Pueden considerarse acoso laboral las siguientes conductas:

1. Desacreditar y dañar la reputación personal de la víctima en su entorno: ridiculizar a un trabajador, difundir cuestiones concernientes a su vida privada, rumorear que tiene problemas o enfermedades psicológicas, burlarse de su ideología o creencia religiosa, criticar su forma de ser, de vestir, o imitar sus gestos, etc.

2. Desacreditar y dañar la reputación profesional de la víctima: ordenar a un trabajador que realice trabajos inútiles o degradantes, por ejemplo, ordenar a un administrativo que limpie los aseos. Descalificar su trabajo profesional, repitiendo continuamente que lo hace mal o no tiene conocimientos. Ordenar que realice trabajo que es imposible cumplir. Inducirle a cometer errores para luego amonestarle, etc.

3. Impedir la comunicación de la víctima con su entorno laboral: aislarlo en un despacho incomunicado del resto de trabajadores. No dirigirle la palabra, no darle los buenos días, o incluso prohibir al resto de trabajadores que se comuniquen con la víctima.

4. Otras conductas que perjudican la salud psíquica de la víctima: por ejemplo, las continuas amenazas de despido, otro tipo de amenazas o coacciones, los insultos, ofensas verbales, humillaciones, el acoso sexual, etc.

Estos son algunos ejemplos de acoso laboral, pero existen muchas otras conductas que pueden considerarse como tal. A fin de cuentas, el acoso laboral está definido de forma genérica, como una presión laboral tendenciosa que trata de destruir a su víctima, lo cual incluye cualquier conducta reiterada con esas intenciones. 


Ejemplos de lo que no se considera acoso laboral

Igualmente, existen otras conductas que el trabajador puede percibir como hostiles, pero que no constituyen por sí mismas un acoso laboral que vulnera derechos fundamentales.

1. Discusiones puntuales. El acoso laboral es una presión laboral tendenciosa y continuada, por lo que se excluyen los enfrentamientos o discusiones puntuales, que cualquier trabajador puede padecer en su entorno laboral.

2. Burn out o estrés laboral. El síndrome del quemado, que no es otra cosa que el desgaste profesional originado por una exposición prolongada al estrés laboral, que produce síntomas como fatiga crónica, irritabilidad, susceptibilidad ante cualquier crítica o comentario, merma en la productividad, etc.

3. Tensiones derivadas del trabajo. Conductas propias de cualquier relación laboral, por ejemplo, cuando un superior aplica amonestaciones por faltas cometidas por el trabajador en el desarrollo de sus cometidos.

4. El ejercicio arbitrario del poder directivo. Cuando el empresario ejerce el poder directivo de forma arbitraria, aún siendo del desagrado del trabajador, siempre que la finalidad no sea humillarle, o destruirlo mediante conductas como las descritas en el apartado anterior.


Soluciones contra el acoso laboral

Existen varias soluciones contra el acoso laboral. 

Algunas soluciones son extrajudiciales, como los protocolos de actuación contra el acoso laboral que suelen regular los convenios colectivos, y que consisten en una investigación interna por parte de la empresa, que normalmente no da resultados satisfactorios, y menos aún cuando se trata de acoso vertical, que proviene de un superior o del propio empresario.

Existen otras alternativas judiciales, tanto en la jurisdicción civil como en la jurisdicción social, que tienden a ordenar el cese inmediato del acoso laboral, la toma de medidas cautelares si es necesario, y la reparación del daño a la víctima mediante una indemnización.

Finalmente, existe una de las soluciones más efectivas para este tipo de conflictos, que es la extinción indemnizada del contrato de trabajo, solicitada por el trabajador debido a incumplimiento grave del empresario. Esto significa que ante una situación de acoso laboral hostil, que el trabajador no está obligado a soportar, puede solicitarse la extinción del contrato, con derecho a una indemnización de 45/33 días de salario por año trabajado en la empresa (equivalente a la indemnización por despido improcedente) y con derecho a cobrar la prestación por desempleo (paro). Si al trabajador no le importa perder el trabajo y buscar otro en mejores condiciones, es la mejor solución para casos de acoso laboral. Es necesario presentar una demanda y no llegar a un acuerdo extrajudicial con el empresario, pues de lo contrario, no se cobra el paro.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal