lunes, 30 de abril de 2018

Igualdad en el acceso al empleo y la contratación

Menea este post en Meneame.net
En principio, la contratación de trabajadores por parte de un empresario es libre, respetando siempre el principio de igualdad de trato y de oportunidades.

Aunque no es una novedad, últimamente, los medios de comunicación han hecho eco de algunas ofertas de empleo que parecen sacadas de la caverna, dirigidas exclusivamente a varones, que excluían a la mujer por razón de sexo. Obviamente, esta discriminación está prohibida y sancionada.

La misma prohibición opera en sentido inverso, es decir, ofertas de empleo que discriminan a varones por razón de sexo, por ejemplo, puestos de trabajo de “limpiadoras” o “dependientas” con determinadas características físicas.

Igualmente, existen otras manifestaciones de discriminación, que vamos a exponer a continuación.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado laboralista, puedes ponerte en contacto a través del buzón de consultas.


Otras formas de discriminación

Igualmente, existe prohibición de discriminación por razón de raza, religión, opinión, o cualquier otra condición o circunstancia personal o social, por ejemplo; discapacidad, edad, estado civil, orientación sexual, afiliación sindical, condición social, opiniones o convicciones políticas, o idioma.

Cualquier tipo de discriminación en materia de empleo, está prohibida a todos los niveles; legal (art. 4.2 del Estatuto de los Trabajadores), constitucional (art. 14 de la Constitución Española), europeo (art. 14.4 de la Directiva 2006/54/CE) e internacional (art. 1.3 de la Carta de Naciones Unidas y Convenio nº 111 de la Organización Internacional del Trabajo, entre otros).

Sin embargo, en la práctica, es habitual encontrarse con manifestaciones de discriminación en las ofertas de empleo.

Un estudio de la Oficina Internacional del Trabajo en Ginebra, titulado “Discriminación laboral a los trabajadores inmigrantes en España”, puso en práctica una simulación de 51 entrevistas de trabajo realizadas por dos actores en igualdad de condiciones, salvo por su raza y nacionalidad; uno español y uno marroquí, concluyendo que el segundo era rechazado en un 35,6% más de ocasiones que el actor español.

A pesar de la evidencia de esta discriminación por razón de raza, no existen bonificaciones de la Seguridad Social que faciliten la contratación de trabajadores inmigrantes, como si ocurre por ejemplo, para contratar a mujeres o personas discapacitadas.

Infracciones y sanciones en materia de discriminación

La discriminación en las ofertas de empleo, supone una infracción muy grave regulada en el art. 16.1 c) la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social (LISOS), que se sanciona con multas a partir de 6.251.-€, además de la pérdida de ayudas y bonificaciones entre otras sanciones accesorias.

Solicitar datos de carácter personal en los procesos de selección o establecer condiciones, mediante la publicidad, difusión o por cualquier otro medio, que constituyan discriminaciones para el acceso al empleo por motivos de sexo, origen, incluido el racial o étnico, edad, estado civil, discapacidad, religión o convicciones, opinión política, orientación sexual, afiliación sindical, condición social y lengua dentro del Estado.

Sin embargo, la mayoría de estas ofertas de empleo discriminatorias quedan impunes por la escasez en el control y la falta de medios de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social. Así las cosas, según el periódico El País, en el año 2017 se impusieron únicamente 135 sanciones por discriminación por razón de género, por valor de 772.000.-€, -un 0,01% del total de sanciones impuestas-. Y además, esta cifra abarca todo tipo de discriminación, especialmente salarial, y no únicamente la discriminación en el acceso al empleo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal