martes, 10 de abril de 2018

Cómo actuar contra un despido verbal

Menea este post en Meneame.net
El despido verbal es un problema para el trabajador, aún mayor que el despido escrito. Cuando de pronto, el empresario decide prescindir de los servicios del trabajador y le manifiesta "mañana no vuelvas", el trabajador debe actuar rápidamente, pues a éste le compete la obligación de demostrar que ha sido despedido, y dicha prueba de despido se complica, a falta de una carta de despido o cualquier manifestación escrita que lo evidencie.



La obligación de demostrar que un despido ha tenido lugar, debe recaer necesariamente sobre el trabajador, puesto que lo contrario daría lugar a muchas injusticias, ya que cualquier trabajador que quisiese abandonar su puesto de trabajo, podría alegar un despido verbal, y reclamar una indemnización por despido improcedente, generando además, derecho a cobrar el paro -cuando las bajas voluntarias del trabajador, no dan derecho a paro ni a indemnización salvo en las causas de incumplimiento empresarial o modificación de las condiciones de trabajo-.

En este artículo vamos a explicar cómo demostrar el despido verbal, y las consecuencias negativas para el trabajador de no hacerlo.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado laboralista, puedes escribir a través del buzón de consultas.


Consecuencias de no poder demostrar el despido verbal

Si el trabajador no demuestra el despido verbal, el empresario siempre podrá alegar abandono del puesto de trabajo, lo cual puede comportar dos consecuencias muy negativas para el empleado:

- Una baja voluntaria por abandono del puesto de trabajo. La peor consecuencia sin lugar a dudas, ya que no daría lugar a cobrar el paro ni a indemnización por despido. Por lo que el trabajador perdería su empleo sin derecho a nada.

- Un despido disciplinario por faltas de asistencia injustificadas. Este despido daría derecho a cobrar el paro, pero habría que discutir si se cobraría indemnización por despido (dependería de las circunstancias).

Cómo demostrar el despido verbal

Como decimos, el trabajador tiene que demostrar que el empresario le ha despedido de forma verbal. ¿Y esto cómo se hace? Pues lo más efectivo es enviar un burofax inmediatamente a la empresa, poniendo de manifiesto que ha sido despedido con fecha X, y exigiendo al empresario que se pronuncie sobre si mantiene dicha decisión de despido o la revoca, y le indica qué día debe reincorporarse al trabajo.

Si necesitas redactar un burofax contra un despido verbal, y curarte en salud de cualquier perjuicio que pueda aparecer posteriormente, puedes llamarme al teléfono 662061250. Este teléfono es no es para resolver consultas ordinarias, es solo para atender urgencias como la del citado burofax. Para consultas ordinarias, hay que utilizar el buzón de consultas.

La papeleta de conciliación en el SMAC no es suficiente para impugnar el despido verbal, puesto que durante el plazo en que dicha papeleta tarda en llegar a manos del empresario, la baja en la TGSS ya estará de sobra consolidada. Se precisa entonces, una reacción inmediata del trabajador contra el despido verbal.

El trabajador también puede valerse de otros medios de prueba para demostrar el despido verbal, por ejemplo, grabaciones, o testigos. Sin embargo, los testigos, si son a su vez trabajadores de la empresa, difícilmente testificarán contra ésta, pues se juegan el puesto de trabajo. Así que lo más seguro, sin lugar a dudas, es enviar el citado burofax.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal