viernes, 2 de marzo de 2018

No discriminación e igualdad de trato en el trabajo

Menea este post en Meneame.net
Hacía meses que no publicaba en este blog, obviamente por escasez de tiempo, claro, y es un placer volver a hacerlo, pues le tengo un cariño especial. A ver si me pongo las pilas y vuelvo a hacer vídeos.

En esta ocasión, escribo sobre un tema de gran interés y rabiosa actualidad; el principio de igualdad de trato en el ámbito laboral.

Hace unos días, tomando un café con una vieja amiga, me comentaba que en su empresa, los hombres cobran un euro más la hora, que las mujeres, por realizar idéntico trabajo, lo cual, obviamente, resulta inaceptable.

Vamos a citar algunos textos que recogen esta prohibición de discriminación. Y a continuación pondremos ejemplos prácticos.

Carta de las Naciones Unidas. "En la solución de problemas internacionales de carácter económico, social, cultural o humanitario, y en el desarrollo y estímulo del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos, sin hacer distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión".

En nuestro país, la Constitución Española, en su artículo 14, "los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social".

También el Estatuto de los Trabajadores, en el art. 4.2, apartado c), recoge la prohibición de discriminación. "a no ser discriminados directa o indirectamente para el empleo, o una vez empleados, por razones de sexo, estado civil, edad dentro de los límites marcados por esta ley, origen racial o étnico, condición social, religión o convicciones, ideas políticas, orientación sexual, afiliación o no a un sindicato, así como por razón de lengua, dentro del Estado español."

Lo anterior significa algo muy claro y explícito; no se puede tratar diferente a los trabajadores, sean hombres o mujeres, sean católicos o islamistas, sean españoles o latinoamericanos, etc. Las consecuencias pueden ser terribles, como explicaré a continuación en este artículo.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado laboralista, puedes contactar a través del buzón de consultas.




No resulta sencillo demostrar una discriminación por alguna de las razones recogidas en el art. 14 de la Constitución. Pero al tratarse de un derecho fundamental, cuando se alega vulneración del derecho de igualdad, y se presentan indicios suficientes que sostengan tal alegación, judicialmente la carga de la prueba se invierte, y debe ser la empresa quien justifique que la medida o decisión adoptada no es discriminatoria.

Igualdad por razón de sexo

Como ya se ha citado en el encabezado, es inaceptable que una empresa otorgue prebendas a los hombres por encima de las mujeres, así como igual de inaceptable sería lo contrario.

Sin embargo, más frecuente que la discriminación por razón de sexo en la empresa, es la discriminación por razón de sexo en el acceso al empleo. Últimamente son varias las noticias que han dado la voz de alarma, poniendo sobre aviso, la existencia de empresas que excluyen o rechazan los currículos de las mujeres, por el único motivo de su género, especialmente cuando se trata mujeres en edad fértil, por los perjuicios que le causa a la empresa el embarazo de sus trabajadoras.

Otro de los ejemplos más claros del derecho a la igualdad y no discriminación, se traduce en la evolución de la protección legal a mujeres embarazadas (discriminación positiva), que no pueden ser despedidas ni durante su estado de gestación, ni tras el parto, ni tampoco mientas disfruten de una reducción de jornada o permiso derivado de su maternidad.

Sin embargo, siempre he considerado que esta especial protección que se otorga a las mujeres, es causa de discriminación, y provoca que las empresas prefieran contratar a un hombre, antes que a una mujer en edad fértil, para evitarse problemas y perjuicios en caso de embarazo. Soy un ferviente defensor de igualar los derechos, para evitar esta discriminación. Un buen ejemplo de ello, es la equiparación de permisos parentales que se ha llevado a cabo en el País Vasco.

Igualdad por razón de raza

Tampoco es posible la discriminación con motivo de la raza. No se trata de una rara avis, ni mucho menos, sin conocer estadísticas en la materia, no sería ninguna estupidez pensar que existen más casos de discriminación por razón de raza, que por razón de sexo. Los inmigrantes cobran menos, hacen horas extra gratis, trabajan bajo coacción si necesitan papeles, etc.

Un estudio bastante interesante, concluía que en el acceso al empleo, existía una discriminación del 35,6% en contra de los trabajadores marroquíes. Los datos se obtuvieron mediante dos actores, uno español y otro marroquí, que pretendían acceder a un empleo en igualdad de condiciones. Concluye el estudio que el 35,6% de los intentos, se rechazaba al actor marroquí.


La igualdad debe primar en las relaciones laborales. Según el art. 13.1 de la Constitución Española, los extranjeros gozan de los mismos derechos y libertades fundamentales que los españoles, -obviamente, también del derecho a la igualdad-.

La Ley de Extranjería estipula "A los efectos de esta ley, representa discriminación todo acto que, directa o indirectamente, conlleve una distinción, exclusión, restricción o preferencia contra un extranjero basada en la raza, el color, la ascendencia o el origen nacional o étnico, las convicciones y prácticas religiosas, y que tenga como fin o efecto destruir o limitar el reconocimiento o el ejercicio, en condiciones de igualdad, de los derechos humanos y de las libertades fundamentales en el campo político, económico, social o cultural".

Igualdad por razón de religión

Se trata de otro de las condiciones que pueden causar discriminación en el ámbito laboral. 

La religión está muy arraigada en algunas personas, y debe respetarse. El art. 16 de la Constitución Española, recoge el derecho a la libertad religiosa, y por tanto, de ningún modo puede ser causa de discriminación empresarial.

Las religiones minoritarias, judaísmo, islamismo y protestantismo, tienen firmados acuerdos con el Estado.

Pueden darse casos de discriminación en la empresa por razón de religión. Por ejemplo, no sería de recibo que a un trabajador de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, se le obligase a cambiar el turno para trabajar los sábados, cuando tienen estipulado un descanso religioso desde la puesta de sol del viernes hasta la del sábado, y en caso de negarse, fuese despedido por desobediencia.

Igualdad por razón de discapacidad

Tampoco los trabajadores que tengan alguna discapacidad, pueden ser discriminados en el trabajo, siempre que puedan desarrollar su trabajo con normalidad. En caso contrario, se debe buscar un puesto de trabajo que se adapte a sus necesidades.

En cuanto a discriminación por discapacidad, resulta especialmente relevante la reciente doctrina del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que surgió a raíz de un pleito en el Juzgado Social nº 33 de Barcelona, en el cual terminó considerándose el despido nulo de un trabajador enfermo de larga duración, al considerar que un trabajador enfermo de larga duración es equiparable a un trabajador discapacitado, y por tanto, el despido efectuado era discriminatorio. Aunque esta doctrina aún no está sentada por completo, y surgen disputas en torno a la misma.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal