jueves, 22 de marzo de 2018

Extinción o suspensión del contrato por incapacidad permanente

Menea este post en Meneame.net
¿Qué ocurre con la relación laboral entre empresa y trabajador cuando éste último es declarado en situación de incapacidad permanente?

La declaración de incapacidad permanente del trabajador (incapacidad total, absoluta o gran invalidez), puede dar lugar a dos efectos distintos:

1- La extinción del contrato, de acuerdo con el art. 49 del Estatuto de los Trabajadores.
2- La suspensión del contrato.

Lo habitual es que la incapacidad permanente se declare como previsiblemente definitiva, aunque se estipule un plazo de revisión por agravación y mejoría. En este caso, la empresa puede decidir extinguir el contrato de trabajo.

Sin embargo, lo que también puede ocurrir, aunque en menor número de ocasiones, es que la declaración de incapacidad permanente contenga una declaración de probable mejoría, para lo cual se revisará al trabajador en un plazo no superior a dos años. En este caso, la relación laboral se suspende, y el trabajador se puede reincorporar en la empresa.

Vamos a tratar más vicisitudes sobre esta materia, en la segunda parte de este artículo.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado laboralista, puedes escribir a través del buzón de consultas.


Suspensión del contrato de trabajo

El trabajador, aún siendo declarado incapacitado, puede reincorporarse a su puesto de trabajo en alguna de las siguientes situaciones:

1. En caso de previsible mejoría. Cuando la resolución del INSS declara dicha posible mejoría, el trabajador tiene derecho a reserva de su puesto de trabajo durante dos años, plazo en el cual, se revisará su estado, y en caso de estar apto para el trabajo que venía desempeñando, se le reincorporará a la empresa.

El plazo de dos años no es prorrogable, por lo cual, si en dicho plazo el trabajador no se ha recuperado, el contrato de trabajo será extinguido definitivamente.

2. En caso de que el convenio colectivo prevea la recolocación del trabajador. Los convenios colectivos pueden contemplar la posibilidad de acoplar al trabajador a un puesto de trabajo adecuado a su capacidad y sus limitaciones. 

Mientras aparece una vacante adecuada a las necesidades del trabajador, el contrato de trabajo queda en suspenso, aunque la empresa no está obligada a pagarle los salarios hasta que queda un puesto vacante.

3. En caso de agotamiento de la baja médica (incapacidad temporal) por transcurso de 545 días. Las incapacidades temporales tienen un límite temporal de 18 meses. Transcurrido dicho plazo, el INSS puede prorrogar la incapacidad durante 3 meses más, e iniciar a su vez un expediente de incapacidad permanente. Hasta que se solventa el reconocimiento o no, de la incapacidad permanente, el contrato de trabajo queda en suspenso.

Si la empresa incumple su obligación de suspender el contrato de trabajo, y procede a su extinción, nos encontramos ante un despido, que debe ser impugnado en aras de conseguir la indemnización por despido improcedente.



NOTA IMPORTANTE. Una vez agotado el plazo máximo de baja médica, o extinguido el contrato de trabajo por declaración de incapacidad permanente, el trabajador debe cobrar su finiquito. Las vacaciones no se consumen estando de baja médica, por lo que el trabajador puede reclamar a la empresa un máximo de 45 días de vacaciones no disfrutadas.


0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal