jueves, 1 de marzo de 2018

Despido por criticar a la empresa

Menea este post en Meneame.net
Cada día disponemos de más canales de comunicación en los que expresar nuestras opiniones, comentarios, críticas. Correo electrónico, redes sociales; facebook, twitter, youtube, instagram, así como otros canales, como blogs o páginas web, u otros medios de comunicación, como whastapp, etc.

Cualquier trabajador puede utilizar estos canales para criticar a su empresa o a su empleador, o a cualquiera de los sujetos relacionados con su empresa. ¿Qué ocurre si el empresario lo descubre? ¿Puede despedir al trabajador por ofensas, injurias, vejaciones...?

Pues bien, esto vamos a analizar en el presente artículo.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado laboralista, puedes ponerte en contacto a través del buzón de consultas.


Ámbito del derecho a la intimidad

Cuando estas críticas se llevan a cabo por el trabajador en un ámbito privado y sin publicidad, y no implican la revelación de secretos industriales o información sensible de la empresa, el trabajador no puede ser despedido, aún cuando el empresario haya conocido que el trabajador lo está criticando.

Puede incluso considerarse que dichas comunicaciones, por muchas expresiones injuriosas o vejatorias que contengan, están protegidas por el derecho constitucional a la intimidad.

Claro, que como veremos a continuación, no se puede decir lo mismo, cuando se utilizan otros canales de comunicación, que implican publicidad.

Canales abiertos de comunicación

Cosa distinta, y que sobrepasa los límites del derecho a la intimidad las comunicaciones privadas, es el uso de otros canales públicos para criticar a la empresa. Por ejemplo; blogs o páginas web (propias o de otras personas), foros de internet, correos electrónicos con varios receptores, programas de mensajería como messenger, skype, etc, redes sociales de todo tipo (facebook, twitter, youtube, etc).

En los casos anteriores, puede considerarse que la comunicación es abierta (salvo que se utilicen códigos o contraseñas para mantenerla en privado, obviamente). En estos casos, el trabajador podría estar cometiendo una falta disciplinaria, que de considerarse suficientemente grave, podría justificar su despido disciplinario, sin derecho a indemnización. 

Pero obviamente, hay que analizar su gravedad para valorar si el despido es propocional, pues como se ha repetido en múltiples ocasiones, el despido es la sanción disciplinaria más grave, y está reservada únicamente para las faltas disciplinarias de mayor gravedad. 

Factores que inciden en el despido

1. El contenido expresado o comunicado. Es decir, la gravedad de la crítica.

2. El número de destinatarios. Pues no es lo mismo una comunicación completamente abierta, que una comunicación restringida, por ejemplo, a un grupo de amigos, o compañeros de trabajo.

3. El daño real que la comunicación puede ocasionar a la buena imagen de la empresa, o a sus directivos, empleados, etc.

4. Los intereses y derechos que el trabajador puede estar defendiendo, cuando expone su crítica públicamente.

Ejemplo práctico

Imaginemos un trabajador que le envía un mensaje a una compañera de trabajo, diciendo que su jefe es un "imbécil" o un "impresentable", y dicha compañera de trabajo, se lo comunica al empresario. No podría despedirse a dicho trabajador, al menos de forma procedente (el despido sería improcedente). En primer lugar porque las expresiones no son de máxima gravedad. Y en segundo lugar, porque el trabajador no pretende darle publicidad.

Imaginemos otro ejemplo en el que un trabajador graba un vídeo y lo cuelga en Youtube, afirmando que su jefe ejerce violencia contra sus empleados (siendo falso o no aportando ninguna prueba). El despido disciplinario estaría sobradamente justificado.

Así pues, hay que valorar cada situación individualizadamente.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal