martes, 22 de agosto de 2017

Incumplimientos graves del empresario y medidas cautelares

Menea este post en Meneame.net
Como se ha expuesto en diversas entradas de este blog, el trabajador puede pedir la resolución del contrato de trabajo y poner fin a la relación laboral, cuando el empresario incumple gravemente sus obligaciones, de acuerdo con el art. 50 del Estatuto de los Trabajadores.

Esta solicitud de resolución del contrato por voluntad del trabajador, viene acompañada de una indemnización (la misma que en caso de despido improcedente), además del derecho a cobrar el paro (prestación por desempleo que corresponda al trabajador).

Podemos indicar algunos de estos incumplimientos graves:

1. Modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo, que redundan en un menoscabo a la dignidad del trabajador. Por ejemplo, un contable a quien el empresario obliga a realizar funciones de camarero.

2. Falta de pago o retrasos reiterados en el pago del salario.

3. Otros incumplimientos graves como por ejemplo, la negativa del empresario a reintegrar al trabajador en sus anteriores condiciones de trabajo, el incumplimiento grave de los descansos estipulados por la ley, el mal trato contra el trabajador, o vaciarlo de funciones para forzar su baja voluntaria, etc.


Claro que para solicitar dicha resolución del contrato, el trabajador debe articular el proceso previsto por la ley. No sirve presentar una baja voluntaria, pues la misma impediría al trabajador cobra la indemnización y el paro (se consideraría un dimisión). Así, es necesario presentar una demanda, y la empresa debe alcanzar una negociación con el trabajador, o en caso contrario, una sentencia judicial debe declarar la existencia del incumplimiento y la resolución del contrato.

Mientras esto ocurre, lógicamente muchos trabajadores se preguntan ¿tengo que seguir trabajando hasta que se solvente el conflicto? La respuesta es afirmativa, lo cual no es del agrado de muchos trabajadores, pero en efecto, hay que seguir asistiendo al puesto de trabajo y cumpliendo con las funciones y obligaciones hasta que se consiga un acuerdo o una sentencia judicial.

Aunque como excepción a lo anterior, también es posible que se acuerde alguna medida cautelar, para evitar los efectos perniciosos que pueden causarse al trabajador si continúa en su puesto de trabajo. Es lo que vamos a explicar a continuación en este artículo.


Posibles medidas cautelares

En efecto, es posible que en algunas situaciones, especialmente cuando se vulneren derechos fundamentales, el trabajador pueda solicitar (y el juez conceder) una medida cautelar que puede consistir en alguna de las siguientes:

1. Suspensión de la relación laboral, eximiendo al trabajador de su obligación de ir a trabajar.

2. Reodenación o reducción del tiempo de trabajo.

3. Cualquier otra que pueda ayudar a preservar los derechos del trabajador, incluyendo medidas que incumban al acosador o al sujeto que vulnere los derechos fundamentales del trabajador.

En cualquier caso, el trabajador siempre mantiene su derecho al salario, y la empresa debe seguir cumpliendo con el pago de las cotizaciones sociales.


Algunos casos reales en los que se ha exceptuado la permanencia del trabajador en su puesto de trabajo

1. Existencia de malos tratos de palabra u obra por parte del empresario, contra el trabajador.

2. Supuestos de acoso sexual o acoso moral.

3. Cambio de la línea ideológica de una editorial en la que el trabajador demandante prestaba servicios como periodista.

4. Supuestos de peligro para la integridad física o moral de víctimas de violencia de género.

5. Impago total de salarios, o impago suficientemente grave para entender que la situación económica del trabajador es insostenible.


0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal