domingo, 9 de abril de 2017

Cuánto tarda en salir un juicio laboral

Menea este post en Meneame.net
Una de las primeras preguntas que se hace el trabajador que reclama a su empresa es ¿Cuánto tardará en solucionar su conflicto? Obviamente, a nadie le agrada esperar un año para satisfacer sus intereses.

La respuesta es cuanto menos, muy compleja, puesto que la resolución de un conflicto laboral (con empresas privadas) varía dependiendo de muchas variables, que pueden modificar los tiempos desde los 15 días tras la presentación de la demanda, hasta 1 año y medio o 2 años en el peor de los casos.

El proceso laboral esta dividido en varias fases, y el conflicto puede solventarse en cualquier fase del proceso, dependiendo de las circunstancias.

Además, existen conflictos con prioridad, que se resuelven más rápidamente, como; vacaciones, tutela de derechos fundamentales, despidos, conciliación vida familiar, etc. Frente a otros que se resuelven más lentamente, como salarios impagados, reconocimiento de categoría profesional, etc.

En este vídeo se explican las distintas fases del proceso, y se explica cómo pueden variar los tiempos de resolución del proceso, dependiendo de las circunstancias en cada caso.




Acto de conciliación SMAC / CMAC

La mayoría de procesos judiciales contra empresas privadas (salvo algunas excepciones), se inician con la celebración de un acto de conciliación en el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC), que tiene lugar en el plazo de 15 días tras la presentación de la demandada.

Durante este acto se intenta acercar posturas entre trabajador y empresa, y si es posible llegar a un acuerdo, se homologa en un acta judicial ante el Letrado conciliador.

Este acto puede terminar con avenencia o sin ella. También es posible que se intente sin efecto, al no comparecer la empresa demandada el día del acto de conciliación.

Proceso judicial

Si no es posible alcanzar un acuerdo con la empresa en 15 días, se pasa a la fase judicial del proceso. 

Esta fase se inicia con la presentación de una demanda en el Juzgado de lo Social del partido judicial que corresponda territorialmente. Si la demanda cumple los requisitos, será admitida a trámite y se señalará un día para la celebración de un juicio oral. La fecha del juicio, puede oscilar entre 3 meses y 1 año, dependiendo de la provincia y del Juzgado concreto en que caiga la demanda, puesto que hay Juzgados más rápidos que otros. 

En cualquier momento desde la admisión a trámite y el mismo día del juicio, trabajador y empresa pueden cerrar un acuerdo y homologarlo ante el Secretario Judicial (actualmente Letrado de la Administración de Justicia). Por tanto, más o menos desde el mes siguiente a la presentación de la demanda judicial, la empresa y el trabajador pueden retomar las negociaciones, aunque lo más probable es que los acuerdos se alcancen el día del juicio.

Muchas empresas esperan al día del juicio para cerrar acuerdos. Lo hacen estratégicamente, puesto que así obligan al trabajador a iniciar un proceso, buscar un abogado, esperar meses hasta resolver el proceso y someterlo al miedo y al riesgo del juicio. Esta situación en ocasiones desalenta al trabajador, que si finalmente decide no reclamar, convierte esa estrategia en ahorro empresarial. 

A fin de cuentas, en la jurisdicción social, muy rara vez se imponen las costas a la parte perdedora, y si a la empresa le sale igual de económico pagar a los 15 días en el SMAC, que a los 6 u 8 meses el día del juicio ¿Por qué no esperar?



Proceso de ejecución

También es posible que el trabajador gane el juicio (o alcance un acuerdo), y la empresa incumpla la sentencia (o acuerdo). 

Por ejemplo, tras un despido declarado improcedente, no paga la indemnización al trabajador ni lo readmite en su puesto de trabajo. En este caso habrá que celebrar un incidente de no readmisión, que puede dilatarse un par de meses entre pitos y flautas.

Si el problema es que la empresa debe pagar una cantidad económica, y no lo hace, habrá de iniciarse una investigación de los bienes a nombre de esa empresa, y embargar los que sean suficientes para satisfacer la deuda del trabajador. En este caso el proceso puede demorarse entre 4 meses y 1 año, o incluso más si sobrevienen complicaciones (notificaciones fallidas, exhortos sin éxito, publicación de edictos, etc).

Si finalmente resulta que la empresa no tiene bienes ni dinero suficiente para cubrir la deuda del trabajador, se declara la insolvencia de la empresa ejecutada, y se pasa a la siguiente fase; la solicitud de pago a FOGASA.

FOGASA

Cuando el trabajador no puede cobrar de la empresa porque es insolvente o está en concurso de acreedores, el Fondo de Garantía Salarial (FOGASA) suple las deudas y paga a los trabajadores con ciertos límites.

FOGASA cubre 120 días de salarios impagados, y el equivalente al salario de 1 año en concepto de indemnización por despido.

En años de crisis, FOGASA tardaba años en resolver un expediente (solía tardar entre 1 y 2 años en las provincias de las que tengo datos). 

Actualmente FOGASA suele resolver los procesos en 3 ó 4 meses.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal