lunes, 29 de agosto de 2016

¿Es legal arreglar los papeles del paro?

Menea este post en Meneame.net
Coloquialmente podemos referirnos a la expresión "arreglar los papales del paro" con un doble significado; como la situación normal y legal que se da tras un despido, o como un fraude para cobrar indebidamente una prestación por desempleo o subsidio. En este artículo, vamos a referirnos a la segunda acepción, el fraude.

Algunos trabajadores en busca de un mejor destino, deciden dejar voluntariamente su puesto de trabajo y emprender nuevos proyectos; reciclar o mejorar su formación, emprender una nueva vida en el extranjero, o sencillamente, buscar un mejor empleo.

Obviamente, dimitir de la empresa es legítimo (siempre con el plazo de 15 días de preaviso o el que marque el convenio), no obstante, lo que no es legítimo, es abandonar solicitar la baja voluntaria de la empresa y cobrar el paro.

El trabajador podrá solicitar el paro, siempre que el empresario acceda a cambiar la baja voluntaria, por el despido. Sin embargo, se considera un fraude en toda regla, con el objetivo de beneficiarse de una prestación por desempleo o subsidio que no corresponde.

Ni la baja voluntaria del trabajador, ni el despido de mutuo acuerdo, dan lugar a una situación legal de desempleo, por lo tanto, el trabajador no puede acudir al SEPE y solicitar la prestación por desempleo (porque sencillamente, no se la conceden).

No obstante, para evitar este perjuicio, y poder cobrar el paro, algunos trabajadores que tienen buen rollo con su empresario, le piden, lo que a nivel de calle se conoce como "arreglar los papeles del paro", y algunos empresarios acceden a hacerles el favor. 

En este artículo vamos a hablar sobre el citado fraude, sobre la forma en que la Inspección de Trabajo puede detectarlo y sobre sus efectos y las sanciones previstas.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado laboralista en tu ciudad, puedes ponerte en contacto con nosotros a través del buzón de consultas.



Sortear la baja voluntaria y cobrar el paro, puede realizarse sencillamente, configurando la extinción como un despido unilateral del empresario (y no como una baja voluntaria o un despido de mutuo acuerdo). 

Así, el empresario redacta una carta de despido, alegando cualquier chorrada, como "la disminución voluntaria y continuada del rendimiento de trabajo", y seguidamente, da de baja al trabajador como si de un despido se tratase, y no de la baja voluntaria que realmente es.

Esto como es obvio, supone un fraude a la Seguridad Social, y una infracción de carácter muy grave, regulada en la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social, y sancionada con multas a partir de 6.251.-€ hasta 187.515.-€, así como la obligación de devolver las prestaciones indebidamente cobradas, y la retirada de ayudas.

Además, ambas partes comete infracción, y la responsabilidad recae solidariamente sobre el empresario y el trabajador.

Veamos un ejemplo real de sanción de este tipo contra una empresa:


No solo esto, sino que en los casos más graves, puede considerarse incluso un delito penal.


¿Cómo detecta la Inspección estos fraudes?
Resulta muy complicado para la Inspección obtener pruebas directas sobre la comisión de este tipo de fraudes, no obstante, pueden sancionar en base a indicios.

Indicios no significa sospechas. El significado de indicio, viene regulado por el Tribunal Constitucional, y requiere que dichos indicios sean inequívocos, es decir, que no dejen lugar a dudas sobre la comisión de la infracción.

En muchos casos, dichos indicios pueden ser los siguientes:

- No existe carta de despido. O bien, la carta de despido está vacía de contenido, y el trabajador no cobra indemnización por despido improcedente. A pesar de haber sido despedido, y tener derecho a la indemnización que marque la ley, el trabajador renuncia a reclamar su indemnización.

- También es posible que firme un acuerdo privado con el empresario, indicando que recibe en metálico determinada indemnización, pero no existe ninguna prueba de ello. Resulta sospechoso que un trabajador cobre habitualmente su salario mediante transferencia, sin embargo, cobre la indemnización en metálico y sin dejar huella alguna.

Por este motivo se insiste tanto en la importancia de formalizar los acuerdos en el SMAC.

- Existe una relación de parentesco entre empresario y trabajador. Será más sospechosa la connivencia entre familiares que entre desconocidos. El empresario siempre es más proclive a favorecer a un familiar. 

Estos suelen ser los indicios más habituales, no obstante, no pueden descartarse otro tipo de indicios. Se ha llegado a estimar como indicio, que el trabajador cambiase de residencia (localidad), antes de ser despedido. ¿Cómo cambia la residencia antes de saber que iba a ser despedido?

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal