lunes, 25 de julio de 2016

Indemnización y paro por impago de salarios

Menea este post en Meneame.net
Entre diversas situaciones difíciles a las que se enfrenta el trabajador durante una relación laboral, una de las más destacadas es el impago o retraso continuado en el pago de los salarios por parte de la empresa, que puede causar importantes perjuicios en el trabajador.

El pago puntual del salario en la fecha convenida en el contrato, por acuerdo o por costumbre, es un derecho para el trabajador y una obligación para el empresario. Su incumplimiento causa importantes perjuicios para el trabajador, por lo que en caso de impago o retraso grave, éste tiene derecho a solicitar la extinción del contrato de trabajo que le une con el empresario, y a reclamarle una indemnización, que es ni más ni menos, que la misma que se reclama en caso de despido improcedente, es decir, 45/33 días de salario por año trabajado o fracción.

Además, el trabajador tendrá derecho a beneficiarse de la prestación por desempleo de 4 meses por cada año cotizado.

Para ello deben concurrir dos de requisitos:
- Que la deuda sea real y no controvertida.
- Que el impago o el retraso sean repetidos y graves. 

A continuación en este artículo explicamos con más detalle en qué consiste el impago o retraso grave y reiterado del pago de los salarios al trabajador, y los efectos que tiene sobre el empresario y el trabajador solicitar la extinción del contrato.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado laboralista en tu ciudad, puedes escribirnos a través del buzón de consultas.



Gravedad del impago o retraso en el pago del salario
Como hemos mencionado los impagos y retrasos deben ser continuados y graves. Por tanto, no surtirían los efectos previstos si se tratase de retrasos puntuales y leves.

Es decir, el trabajador tendría derecho a solicitar la extinción del contrato con derecho a indemnización y cuando los retrasos en el pago del salario fuesen superiores a tres meses, pero no tendría derecho por un retraso puntual del salario en 15 días.

En caso de los impagos, se considera de suficiente gravedad tres meses de salario y una paga extraordinaria, aunque no se considera de suficiente gravedad el impago de un mes de salario.


¿Qué ocurre si el empresario se pone al día?
También puede ocurrir que el empresario se ponga al día en el pago de los salario antes del día de la fecha del juicio. No obstante, lo relevante para el caso es el incumplimiento en el momento cronológico de presentación de la demanda.

Aún así, algunas sentencias consideran que si la empresa se ha puesto al día del impago de algunos salarios, estos deben considerarse retrasos a efectos de la extinción.


¿Qué ocurre si la empresa está en mala situación económica?
El trabajador es ajeno al riesgo de la empresa, por lo cual a los efectos de solicitar la extinción, no es óbice que la empresa se encuentre en mala situación económica, sea insolvente o declarada en concurso de acreedores. Dicho de otro modo, la culpabilidad de la empresa no es relevante para el proceso de extinción del contrato.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal