viernes, 8 de julio de 2016

Derechos después del despido

Menea este post en Meneame.net
¿Hay vida después del despido? El despido es un riesgo que acecha a muchos trabajadores por cuenta ajena, que además supone un punto de inflexión en la vida del trabajador despedido, y causarle efectos económicos y profesionales perjudiciales.

Llevas trabajando unos años en la misma empresa, te has acomodado en tu puesto de trabajo, tu sueldo te da para cubrir tus gastos y más o menos llegas a final de mes sin pasar mucha penuria. Pero un buen día, te encuentras con una carta de despido encima de la mesa, y entonces te preguntas ¿Ahora qué?

Como es obvio, el despido es un acontecimiento perjudicial para el trabajador, y precisamente para paliar esos efectos perjudiciales, nuestro derecho laboral y la Seguridad Social otorgan al trabajador despedido una serie de derechos que explicaremos a continuación en este artículo.

Sin embargo, por extraño que suene, en algunas ocasiones el despido, se presenta como una oportunidad en tu vida. Más allá de tu empresa, hay todo un mundo de oportunidades por explorar; para romper con la rutina, para empezar de cero y reinventarte, para poner a prueba tus capacidades e incluso, descubrir un mundo hasta ahora desconocido para ti. Si te han despedido, lo que está claro es que has salido de tu zona de confort, y tienes que ponerte las pilas, empezar a pensar, y abrir todas las puertas que creías cerradas; plantéate incluso mudarte a otra ciudad si es necesario.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado laboralista en tu ciudad, ponte en contacto con nosotros a través del buzón de consultas.


Como hemos anunciado, seguidamente vamos a exponer algunos de los derechos que tiene reconocido el trabajador tras el despido.


1. Indemnización por despido y finiquito
Cuando el empresario realiza un despido injusto (improcedente), tienes derecho a cobrar a la famosa indemnización por despido improcedente de 45/33 días de salario por año trabajado. Igualmente, en caso de despido objetivo (por pérdidas en la empresa, amortización de puestos de trabajo, etc), tienes derecho a una indemnización reducida de 20 días de salario por año trabajado.

Estas indemnizaciones tienen la finalidad de paliar los efectos perjudiciales del despido y compensarte por los años de servicios prestados y dedicados a la empresa.


2. Prestación por desempleo (paro)
Como todo el mundo sabe, tras el despido tienes derecho a solicitar la prestación por desempleo, durante el tiempo que transcurra desde la fecha del despido, hasta que encuentres un nuevo trabajo, -excepto en los casos de baja voluntaria o despido de mutuo acuerdo, dos situaciones que no dan derecho a paro-.

Por cada año trabajado y cotizado en la empresa, el Servicio Público de Empleo concede 4 meses de prestación por desempleo, cuya una duración máxima es de 2 años. La cuantía de dicha prestación por desempleo durante los 6 primeros meses es del 70%, y a partir del séptimo mes y hasta finalizar la misma, es del 50%.


3. Capitalización del paro
Si estás pensando en emprender un negocio o actividad económica por cuenta propia (autónomo), o quieres incorporarte como socio a una Cooperativa de Trabajo Asociado, la capitalización del paro (o pago único) es una interesante opción.
Desde el 10 octubre de 2015, el SEPE otorga la posibilidad de cobrar en un solo pago el 100% de la prestación por desempleo reconocida; es decir, el pago único de todas las mensualidades pendientes de cobrar.

Para ello, es requisito imprescindible que realices (con la ayuda de un abogado o un asesor) una memoria donde recojas tu proyecto de negocio y las inversiones previstas de realizar. ¡Cuidado! en el plazo de un mes tendrás que justificar mediante la aportación de facturas, que has realizado las inversiones que presentaste al SEPE.


4. Compatibilidad del paro con la actividad de autónomo
Otra alternativa para quien está pensando trabajar por cuenta propia (o ingresar como socio en una Cooperativa de Trabajo Asociado, o constituir una Sociedad Laboral), es compatibilizar el paro reconocido, con su actividad como autónomo. Dicha opción tiene que ejercerse en el plazo improrrogable de 15 días tras el alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA).

El beneficiario cobrará el 100% de la prestación por desempleo (con los correspondientes descuentos por IRPF, pero sin descuentos por cotizaciones sociales).

Este derecho solamente puede ejercerse una vez cada 24 meses.


5. Cursos para desempleados
Reciclar conocimientos siempre es buena idea. Ampliar conocimientos aún mejor idea. Para desempleados que no gozan de una economía holgada, el Servicio Público de Empleo (SEPE) dentro de sus políticas activas de empleo, se encarga de ofrecer una amplia gama de cursos de formación de carácter gratuito.

Puedes solicitar realizar un curso que se adapte a tus intereses profesionales. Para algunos cursos es necesario contar con conocimientos previos. Normalmente existe más demanda de cursos que oferta, por lo cual se suele realizar un pequeño proceso de selección.

Puedes informarte sobre el catálogo de cursos existentes en tu oficina de empleo, o en las páginas web de los servicios de empleo de las Comunidades Autónomas (Servef, etc).

En algunos casos, especialmente para parados de larga duración, los citados cursos son obligatorios. Los perceptores de prestaciones por desempleo o ayudas públicas, están comprometidos con el Servicio Público de Empleo a participar en actividades de formación y búsqueda activa de empleo. Por ello,  necesario acudir a todas las convocatorias del SEPE (también las de cursos formativos), pues de lo contrario, pueden imponerse sanciones.


6. Subsidios y ayudas
Si todo lo anterior no ha sido suficiente, o no se te ha reconocido la prestación por desempleo (por ejemplo, por falta de cotización), aún resta la posibilidad de solicitar un subsidio por desempleo o una ayuda.

Existe una notable variedad de subsidios:
- Subsidio por cotización insuficiente para cobrar el paro.
- Ayuda familiar para personas con responsabilidades familiares.
- Subsidio para mayores de 55 años.
- Subsidio para mayores de 45 años.
- Subsidio para emigrantes retornados (que regresan a España), desde un país sin Convenio o fuera del Espacio Económico Europeo.
- Subsidio para reos liberados de prisión.
- Subsidio por revisión de una Incapacidad Permanente por mejoría.

Cada uno de estos subsidios tiene unos requisitos y unas características que puedes consultar directamente en el Servicio Público de Empleo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal