martes, 12 de abril de 2016

Despido de mutuo acuerdo

Menea este post en Meneame.net
El "despido" de mutuo acuerdo, o mejor dicho, la extinción del contrato de mutuo acuerdo, es una de las posibles y diversas formulas que existen para romper una relación laboral que une a trabajador y empresario.

Realmente no se trata de un despido, puesto que el despido es la forma de denominar la extinción del contrato cuando se realiza de forma unilateral por el empresario. 

La fórmula de mutuo acuerdo, es una extinción de contrato por voluntad de ambas partes. El trabajador no es ajeno, sino que participa y presta su consentimiento para romper la relación laboral; por ello, los efectos legales de la extinción por mutuo acuerdo son distintos a los del despido.

En este artículo, vamos a profundizar sobre los efectos que tiene el despido de mutuo acuerdo, y sobre posibles situaciones fraudulentas que se puedan originar.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado laboralista en tu ciudad, puedes ponerte en contacto con nosotros a través del buzón de consultas.



Posibilidad de indemnización
Está claro que en cualquier modalidad de extinción, el trabajador tiene derecho a cobrar el finiquito (salarios pendientes, parte proporcional de pagas extra no percibidas, y el equivalente económico a las vacaciones no disfrutadas). 

No obstante, la extinción de mutuo acuerdo no da derecho de por sí, a una indemnización por despido, puesto que la ley no la reconoce por su naturaleza ajena al concepto de despido.

Ello no obsta, para que empresario y trabajador, en virtud del acuerdo al que hayan llegado, puedan configurar el derecho a una indemnización, que se puede plamar en el propio finiquito.


Derecho a prestación por desempleo (Paro)
El punto más perjudicial para el trabajador es que la extinción por mutuo acuerdo no genera un derecho a prestación por desempleo, es decir, el trabajador no tiene derecho a solicitar el paro.

Esto ocasiona que muchas veces se enmascaren extinciones por mutuo acuerdo, que han sido acordadas previamente por empresario y trabajador, como un despido unilateral del empresario, lo cual no deja de ser una simulación de despido fraudulenta (bastante difícil de detectar). Es lo que se conoce coloquialmente como "arreglar los papeles del paro".

En caso de detectarse un despido simulado, para evitar las consecuencias negativas en materia de prestación por desempleo que padece el trabajador, nos encontraríamos, ante una infracción muy grave tipificada en el art. 23.º apartado c) de la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social, que puede acarrear sanciones a partir de 6.250.-€ y la devolución de las prestaciones por desempleo cobradas indebidamente.


Irrenunciabildad de derechos
En otro orden de cosas, es nula la extinción por mutuo acuerdo cuando se haya actuado al margen de la voluntad del trabajador; por vicio del consentimiento, error, dolo o intimidación. Es decir, para que la extinción del contrato por mutuo acuerdo, sea considerada como tal, el trabajador debe prestar su consentimiento informado e inequívoco, por escrito.

No es posible, en una extinción por mutuo acuerdo, que el trabajador renuncie a sus derechos reconocidos legalmente o en el Convenio colectivo.

Tampoco es posible una extinción por mutuo acuerdo cuando ello perjudique a terceros, por ejemplo, acreedores del trabajador.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal