viernes, 25 de marzo de 2016

Contratación de trabajadores con discapacidad

Menea este post en Meneame.net
Aquellas personas que padecen una deficiencia física, mental, intelectual o sensorial, tienen mayores limitaciones a la hora de acceder a un empleo. Por ese motivo, el derecho laboral obra con cierta discriminación positiva en favor de las personas discapacitadas, para que sus limitaciones no sean un impedimento para interactuar con plenitud en nuestro mercado laboral.

Tienen condición de discapacitados, aquellas personas a las que se haya reconocido un grado de discapacidad igual o superior al 33%. 
Las deficiencias discapacitado deben ser previsiblemente permanentes, de modo que no se espere una mejoría, aunque la misma pueda darse a largo plazo. El grado de discapacidad puede ser objeto de revisión siempre que se prevea una mejoría.

No debe confundirse la discapacidad con la incapacidad permanente, por cuanto la primera no impide el acceso y desarrollo en un puesto de trabajo, y la segunda sí que lo impide de forma total o parcial. No obstante, se reconoce una discapacidad superior al 33% a quiénes hayan visto reconocida una incapacidad permanente.

La discapacidad es una condición causada por una enfermedad diagnosticada (curable o incurable), que comporta una limitación. Para el reconocimiento de la discapacidad, el interesado o su representante legal debe presentar una solicitud (al IMSERSO o al órgano competente de la Comunidad Autónoma). En caso de desestimación de la solicitud , puede interponerse una reclamación previa a la vía judicial en el plazo de 30 días, y si ésta también es desestimada, puede presentarse una demanda judicial.

En este artículo vamos a hablar sobre la discapacidad.
Si necesitas consultar o contratar a un abogado en tu ciudad, puedes escribirnos a través del buzón de consultas.



Reserva del puesto de trabajo a personas con discapacidad
Como se ha citado anteriormente, el objetivo del derecho laboral es que las personas discapacitadas se integren en la medida de lo posible a puestos de trabajo en condiciones de igualdad con el resto de trabajadores. Por tanto, lo que se persigue es procurar a las personas discapacitadas su participación en igualdad de trato y no discriminación.

Las empresas, ya sean públicas o privadas, que tengan una plantilla igual o superior a 50 trabajadores por cuenta ajena, tienen la obligación de emplear al menos un 2% de trabajadores con discapacidad.

El incumplimiento de la obligación de reservar puestos de trabajo para trabajadores con discapacidad, está considerado una infracción de carácter grave, sancionada con multa de 626.-€ a 6.250.-€.

Como excepciones a la citada obligación nos encontramos dos supuestos en los cuales las empresas no están obligadas a incorporar a trabajadores con discapacidad, y son las siguientes:

- Cuando no existan demandantes de empleo con discapacidad, para el concreto sector de la empresa. La inexistencia de demandantes de empleo debe certificarse por el Servicio Público de Empleo.

- Cuando se acredite una especial dificultad, para incorporar en determinados puestos de trabajo a personas con discapacidad (por razones organizativas, técnicas o productivas que deben acreditar las autoridades competentes).


Medidas alternativas a la reserva de puestos de trabajo a personas con discapacidad
Previa solicitud a las autoridades competentes, las empresas pueden compensar su obligación de reservar puestos de trabajo a personas discapacitadas, por las siguientes medidas:

- Celebrar un contrato mercantil o civil con un trabajador autónomo con discapacidad, para el suministro de materias primas, maquinaria, etc., o bien para prestar servicios ajenos y accesorios a la actividad normal de la empresa.

- La realización de donaciones o acciones de patrocinio, siempre de carácter dinerario, para el desarrollo de actividades de inserción laboral y creación de empleo en favor de personas con discapacidad.


Bonificaciones, subvenciones y otras ayudas para la contratación de trabajadores discapacitados
Otra medida de discriminación positiva para la contratación de trabajadores con discapacidad, son las subvenciones y ayudas que promueven el acceso al empleo de discapacitados.

- Los contratos en prácticas con trabajadores discapacitados, pueden celebrarse hasta 7 años después de la terminación de los estudios correspondientes, y gozan de una reducción del 50% de la cuota empresarial.

- Los contratos de interinidad celebrados con trabajadores discapacitados, para sustituir a trabajadores de baja por incapacidad temporal (IT), gozan de una reducción del 100% de la cuota empresarial a la seguridad social, incluidas las de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

- Los contratos indefinidos a tiempo completo con personas discapacitadas, gozan de una subvención de 3.907.-€, y los contratos indefinidos a tiempo parcial están dotados con la misma cantidad, reducida proporcionalmente en relación a la jornada.

Ademas, existen otras ayudas para facilitar la formación y reciclaje de trabajadores con discapacidad, así como su adaptación al puesto de trabajo, para la evitación de accidentes laborales y para eliminar las barreras u obstáculos que puedan existir.

2 comentarios:

  1. Hola, tan interesante como siempre. Aunque esperaba que hablarais de los Centros Especiales de empleo. ¿Podríais preparar una entrada?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario. De acuerdo, ahondaremos en el tema de discapacitados y en los Centros especiales.

      Eliminar

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal