sábado, 2 de enero de 2016

Indemnización blindada contra el despido

Menea este post en Meneame.net
Muchos trabajadores deben preguntarse porque sus indemnizaciones por despido son de 45/33 días de salario por año trabajado, mientras que a otras personas (normalmente altos cargos, pero también trabajadores por cuenta ajena), se les indemniza con cantidades muy superiores a la establecida por la ley. 

Las indemnizaciones por encima de los 45/33 días de salario por año trabajado, pueden ser utilizadas por empresario y trabajador para blindar su contrato y garantizar su estancia en la empresa. Son las denominadas cláusulas de blindaje, que pueden establecerse en el contrato de trabajo y suponen una garantía de permanencia del trabajador en la empresa.

Un ejemplo real de indemnización blindada por despido, es la que percibió Juan Carlos Baena, un ex ejecutivo de Indra, despedido recientemente, cuya indemnización sumaba la cantidad de 4,5 millones de euros, gracias a una cláusula en su contrato que le otorga derecho a esa cantidad. En este caso, merece hacer especial mención al injusto de la situación, cuando la corporación está sometida a un ERE de sus trabajadores tras perder 436 millones durante 2014. Difícilmente podría cobrar esa cláusula un ejecutivo de una empresa en concurso de acreedores puesto que sería moderada por el juez (tal y como explicaremos seguidamente).

Sin embargo, este tipo de indemnizaciones están reservadas para una minoría de trabajadores, -que dígase claramente, normalmente son desproporcionadas y obedecen a criterios ajenos y contrarios al interés de la empresa-. 

Para el resto de trabajadores y empresas más moderadas, puede fijarse una indemnización blindada en forma de cantidad o en forma de mensualidades de salario que la empresa debe pagar al trabajador en caso de extinguir su relación laboral por despido o por incumplimiento grave del empresario (por ejemplo, impagos o retrasos en el pago de los salarios).

En principio, no se estipula ningún límite en relación con las indemnizaciones por despido incrementadas (o blindadas), de ahí la existencia de cláusulas millonarias como la citada anteriormente.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado laboralista en tu ciudad, puedes escribirnos a través del buzón de consultas.



Cláusulas abusivas
En atención a la libertad de pactos entre las partes, es completamente legal pactar una indemnización superior a la legal, siempre que dicha decisión esté bien adoptada por la empresa, y en su caso, ratificada por el órgano competente.

Para evitar los abusos, es ilegal la cláusula que se estipula en su propio contrato, un trabajador con poderes para contratar personal. Dicha cláusula debe ser ratificada por un órgano superior, -normalmente el Consejo de Administración de la empresa-, de lo contrario, se tiene por abusiva y se anula.

Es ilegal, es una cláusula que estipule que la indemnización a percibir por el trabajador será inferior a la marcada legalmente. Se trataría de una cláusula nula.


Limitación de las indemnizaciones en empresa con dificultades económicas
Las cláusulas de blindaje han quedado limitadas por la Ley 3/2012 (disposición adicional séptima) respecto a indemnizaciones por despido o extinción de entidades participadas o con apoyo financiero del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

Además, en caso de una empresa en concurso de acreedores, el Juez del concurso puede moderar la indemnización que corresponda al alto directivo, quedando sin efecto la que se hubiese pactado en el contrato.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal