lunes, 4 de enero de 2016

¿Cómo será la próxima reforma laboral?

Menea este post en Meneame.net
Ayer echando un vistazo a la prensa digital, vi un artículo en El Economista, que anunciaba la intención de Rajoy de negociar con PSOE y Ciudadanos una nueva reforma laboral. Parece ser que el jefe del ejecutivo (en funciones), quiere buscar puntos en común con otros partidos políticos para lograr su investidura, algo que sin lugar a dudas no le resultará sencillo (al menos en la situación actual).

No es de extrañar que en política de empleo hayan constantes cambios, pues el mercado laboral es uno de los motores principales de nuestra sociedad, y la economía es extremadamente sensible a las reformas laborales. Sin embargo, los constantes cambios políticos en los últimos años nos han llevado a un tiovivo de reformas laborales cuyas consecuencias han sido en resumen, la destrucción de empleo, seguida de la creación de empleo precario.

Desde luego, la próxima reforma laboral será socialista (es decir, mejorará las condiciones de los trabajadores), bien porque se realizará como moneda de cambio para que el PSOE y Ciudadanos apoyen la investidura de Rajoy, o bien porque el PSOE terminará formando una coalición de izquierdas. Claro que una reforma laboral puede mejorar el panorama para los trabajadores, y eso no debería ser algo malo, pero en Bruselas ya andan con pies de plomo, preparados para reaccionar ante cualquier moviemiento, a ver por dónde nos cierran el grifo.

En este artículo, vamos a tratar algunos puntos que pueden ser objeto de reforma en materia laboral, autónomos y Seguridad Social. Si bien, cabe advertir que lo que leeréis a continuación son simples especulaciones, pues por el momento no hay ningún anuncio oficial.



Aumentar la indemnización por despido
En febrero del año 2012 se abarató el despido de 45 a 33 días de salario por año trabajado. Es decir, un empresario que despedía a un trabajador de forma improcedente, tendría que abonar al trabajador una indemnización de 45 días de salario por año trabajado por la antigüedad acumulada hasta febrero de 2012, y 33 días de salario por año trabajado a partir de entonces. Esto en términos prácticos, para un trabajador con un suelo de 1.500.-€ con pagas extraordinarias, supone una rebaja de unos 600.-€ netos por año de antigüedad acumulada en la empresa.

Además, también disminuyeron los topes indemnizatorios de 42 a 24 mensualidades, es decir, una rebaja de 1260 a 720 días de salario que el trabajador puede cobrar como máximo en su indemnización por despido.

Fue una de las medidas más criticadas de la anterior reforma laboral, y lo lógico sería que en una nueva reforma se derogase tal recorte, no obstante, no creo que esto vaya a suceder, cuando el propio Pedro Sánchez adelantó en campaña electoral que no derogaría las condiciones del despido.


Autónomos
De vez en cuando no estaría mal que alguien se acordase de los autónomos, pues no dejan de ser trabajadores (por cuenta propia), y en materia social y prestacional, son los más maltratados. Desconozco y no me hago idea de qué medidas pueden promoverse, pero imagino que si de facilitarles las vida se trata, habría que empezar por la progresividad en las cuotas de la Seguridad Social, es decir, esa tarifa plana de 267,04.-€ mensuales, que pagan todos los autónomos independientemente de la fortuna de su negocio, tal vez desde el punto de vista económico convenga a las arcas de la Seguridad Social, pero desde el punto de vista social es una aberración muy criticada durante estos últimos años de crisis.

También cabría plantearse una mejora en las protecciones sociales, como la incapacidad temporal del autónomo, las pensiones, o la prestación por cese de actividad, todo cuestiones que actualmente son muy paupérrimas, pues los 893,10.-€ de salario "teórico" por el cual cotiza un autónomo que paga la cuota mínima, no dan para mucho.


El contrato único y la temporalidad
Como sabéis muchos de vosotros, el partido Ciudadanos ha propuesto como una de sus medidas estrella, el "contrato único", para evitar la temporalidad que precariza el empleo actual. No creo que sea una opción muy acertada, puesto que desde la perspectiva del trabajador serán mayores las penas que las glorias.

Imagino que tratarán de regular un contrato con idénticas condiciones para todos los trabajadores, de ese modo, querrán equiparar los derechos de los trabajadores contratados temporalmente a los trabajadores contratados de forma indefinida. La gran incógnita es igualarán por abajo o por arriba, es decir, rebajarán los derechos de los trabajadores indefinidos o incrementarán los derechos de los trabajadores temporales.

Creo que en materia de bonificaciones a la contratación seguirá habiendo bastante juego, a pesar del contrato único, es decir, se pueden mantener las bonificaciones a empresarios que cumplan ciertos requisitos, durante cierto tiempo. El quid de la cuestión aquí es cómo quedará la indemnización por despido con el contrato único; se puede rebajar la indemnización o se puede incrementar, pero creo que la idea de Ciudadanos (o al menos eso le oí decir en un debate) es implantar una indemnización progresiva, es decir, a mayor antigüedad, mayor indemnización (por ejemplo, 8 días de salario por el primer año de antigüedad y a partir de ahí una escalada de 12 días por el segundo año de antigüedad, 16 días por el tercero, etc., hasta llegar quizás a los 33 días actuales).

La cuestión es que de este modo, no se incentiva el empleo de larga duración, sino todo lo contrario, cuánto más tiempo se tiene a un trabajador en plantilla, más dinero cuesta despedirlo, por lo cual, si lo que se quiere es incentivar el empleo de larga duración, tal vez sería mejor hacerlo a la inversa, a más tiempo trabajado, menor indemnización por despido.

Sea como sea, no creo que esta medida vaya a salir adelante, puesto que tanto PP como PSOE, Podemos y el resto de grupos parlamentarios, la han rechazado.

No obstante lo anterior, alguna medida tendrán que adoptar para evitar la precariedad laboral, que sigue siendo uno de los principales problemas de nuestro mercado laboral, y alguna medida habrá de tomarse para impedir que los trabajadores sigan siendo contratados en condiciones que les generen inestabilidad y les impidan afianzar sus vidas y sus carreras profesionales.


Prestación por desempleo
Otra de las reformas (o recortes) que le costó un aluvión de críticas al anterior ejecutivo, fue la rebaja de la prestación por desempleo a partir del séptimo mes, que pasó del 60% al 50% del salario del trabajador. En aquel entonces se justificó la medida por incentivar la búsqueda activa de empleo (porque sino muchos trabajadores se quedaban en casa), una afirmación un tanto desafortunada en un país con más de 6 millones de parados, buena parte de ellos de larga duración.


Prestación por desempleo para trabajadoras/es del hogar
Otro de los colectivos peor tratados, es el de las trabajadoras y los trabajadores del hogar. Estos trabajadores están integrados desde 2011 en el Régimen General de la Seguridad Social, pero con un sistema especial que desde luego no les favorece en comparación al resto de trabajadores. 

El punto quizá más destacable, es que no tienen derecho a prestación por desempleo, es decir, se quedan sin trabajo y no cobran paro. Sus cotizaciones les sirven a efectos de asistencia sanitaria, enfermedad, accidente o maternidad, pero no para cobrar el paro.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal