lunes, 2 de noviembre de 2015

Cesión ilegal de trabajadores

Menea este post en Meneame.net
En nuestro sistema jurídico está permitida la externalización de servicios, es decir, la contratación de una empresa (principal) a otra empresa (contratista) para la realización de servicios que interesan a la primera. De hecho, supone un ahorro de costes para la empresa, especialmente cuando tiene necesidades puntuales, pues de esta forma se ahorra la selección de personal y otros costes relacionados con la contratación por cuenta ajena.

Para que esta operación sea legal, la empresa contratista debe poner sus medios materiales y personales para realizar el encargo que ha recibido por parte de la empresa principal, y debe ejercer la función de empresaria de sus trabajadores. Lo que está prohibido y considerado ilegal es la cesión de mano de obra, es decir, la cesión de trabajadores contratados por una empresa, para que presten sus servicios por orden y cuenta de otra empresa (como si fuese trabajadores de ésta y no de aquella).

La cesión de trabajadores solo puede ser llevada a cabo por una Empresa de Trabajo Temporal (ETT) válidamente constituida.

Además, la cesión ilegal de trabajadores es una infracción muy grave que está castigada con sanciones de 6.251.-€ a 187.515.-€, e incluso puede ser constitutivo de un delito contra los trabajadores.

A continuación en este artículo vamos a exponer los supuestos en los que se produce una cesión ilegal de trabajadores.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado en tu ciudad, puedes escribirnos a través del buzón de consultas.



Supuestos en los que la cesión de trabajadores es ilegal

- Cuando la empresa que cede a los trabajadores no ejerce su función de empresaria, sino que dicha función es ejercida por la empresa cesionaria. 

- Cuando la empresa contratista no cuenta con una organización propia y estable, no tiene los medios necesarios para desarrollar su propia actividad. Así que se dedica a la cesión de sus trabajadores.

Existen otras circunstancias que no son determinantes para revelar una cesión ilegal de trabajadores, pero que pueden ser indiciarias y llegar a determinar la misma.

- Cuando la empresa principal o cesionaria, ejerce funciones sancionadoras contra los trabajadores cedidos (suspensión de empleo y suelo o incluso despido).

- Cuando la empresa principal controla la prestación de servicios (y no lo hace la empresa contratista).

- Cuando la empresa principal da órdenes a los trabajadores cedidos ilegalmente.

- Cuando los trabajadores cedidos ejercen la misma tarea que los trabajadores en plantilla de la empresa principal.

- Cuando el trabajador cedido se acredita ante terceros como un trabajador de la empresa principal (y no de la contratista).

- Cuando los medios materiales que utilizan los trabajadores cedidos, son propiedad de la empresa principal, y no de la empresa contratista.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal