jueves, 19 de noviembre de 2015

Cambio de residencia por trabajo

Menea este post en Meneame.net
En este artículo vamos a explicar situaciones en las que el empresario mueve geográficamente al trabajador, a un centro de trabajo distinto, que implica el cambio de residencia por traslado o desplazamiento. Recordemos antes, que en sentido jurídico, la diferencia entre el traslado y el desplazamiento es que el primero tiene carácter permanente (superior a 12 meses) mientras el segundo es por duración inferior.

El objeto de este artículo es analizar brevemente situaciones en las que el empresario obliga al trabajador a cambiar de residencia si quiere seguir trabajando en la empresa. Claro que no todo cambio de centro de trabajo implica un cambio de residencia, habrá que deslindar entonces, qué circunstancias obligan al trabajador a cambiar de residencia y qué otras circunstancias no implican inexorablemente el cambio de residencia.

Para evaluar si el cambio de residencia es realmente necesario o por contrario, el trabajador puede desplazarse a diario a su nuevo centro de trabajo, hay que analizar 3 factores:

1. La distancia entre el nuevo centro de trabajo y el domicilio del trabajador. Obviamente, si la distancia es notable, el trabajador no puede aceptar el desplazamiento a diario. Se ha considerado necesario el cambio de residencia cuando la distancia entre el centro de trabajo y el domicilio supera los 30 kms, o cuando el trabajador tarda en desplazarse un tiempo superior al 25% de su jornada (pensemos en los trabajadores a tiempo parcial).

2. La comunicación en cuanto a autovías, carreteras, medios de transporte disponibles, gastos del mismo, etc., también tienen incidencia en relación a la necesidad del cambio de residencia.

3. La jornada laboral, puesto que no es de recibo que se desplace a un trabajador para trabajar 1 hora en un centro de trabajo a 25 kms de distancia, puesto que el gasto de desplazamiento es mayor.

Cuando se mueve geográficamente el puesto de trabajo, sin necesidad de cambio de residencia, la modificación es menor, no sustancial, y por ello, las consecuencias se reducen a un mero plus por distancia o transporte, cuando esté reconocido por Convenio.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado laboralista en tu ciudad, puedes escribirnos a través del buzón de consultas.



¿Qué puedo hacer si el empresario me comunica un cambio de residencia?

Un traslado con cambio de residencia puede aceptarse, tal y como explicaremos en el siguiente epígrafe, o puede combatirse de diversos modos:

El trabajador puede impugnar la decisión de traslado del empresario, bien sea un traslado colectivo o individual, en el sentido de lograr la reposición al anterior puesto de trabajo. En este caso, habrá de atenderse a las causas que justifican al empresario para trasladar al trabajador (puede ser por sanción, por causas organizativas, etc).

También es posible resolver el contrato de trabajo con una indemnización de 20 días de salario por año trabajado con un máximo de 12 mensualidad. En este caso, el trabajador no tiene que alegar perjuicios, sencillamente, puede oponerse al traslado y solicitar dicha indemnización.

En algunas ocasiones, puede utilizarse el traslado con intenciones torticeras, por ejemplo, cuando quiere forzarse al trabajador a solicitar la baja de la empresa, puesto que en el peor de los casos, el trabajador solicitará la resolución del contrato (tal y como explicamos seguidamente), y en ese caso la indemnización es inferior a la del despido. En conclusión, el empresario se ahorra dinero.

El plazo para impugnar la decisión del empresario es de 20 días hábiles (sin contar sábados, domingos ni festivos).


¿Y si decido aceptar el cambio de residencia?

El empresario que decida efectuar un traslado con cambio de residencia debe avisar al trabajador con una antelación suficiente (mínima de 5 días laborales). Es obvio, que para un traslado, el plazo de 5 días es insuficiente. Especialmente cuando se tienen cargas familiares. Debe exigirse un plazo mayor si el trabajador no puede acatar el traslado en tan breve plazo.

Los gastos durante los días de viaje corren a cuenta del empresario. Se pueden reclamar compensaciones por los gastos de mudanza y desplazamiento. Se pueden reclamar tanto gastos propios como los gastos de los familiares a cargo del trabajador.

En caso de que el trabajador se desplace solo tiene permisos para ir a visitar a su familia.

Normalmente, se complementa al trabajador con un plus o el suplido de los gastos ocasionados y el perjuicio que supone.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal