lunes, 28 de septiembre de 2015

Riesgo durante el embarazo

Menea este post en Meneame.net
El riesgo durante el embarazo se considera una situación protegida, que causa la suspensión del contrato con reserva del puesto de trabajo y genera derecho a una prestación económica del 100% del salario mensual en favor de la trabajadora.

Se trata de situaciones en que la trabajadora embarazada se ve impedida para realizar ciertas actividades, especialmente físicas, que son incompatibles con su estado; por ejemplo, permanecer toda la jornada de pie, o cuando se ve sometida a condiciones ambientales perjudiciales para su estado.

Esta situación de riesgo para la salud durante el embarazo debe ser certificada por un médico.

La empresa, por su parte, debe certificar por escrito que no puede reubicar a la trabajadora en ningún puesto de trabajo que no ponga en riesgo su salud durante el embarazo o la de su hijo.

Se deniega la situación protegida cuando la trabajadora puede realizar las tareas propias de su puesto y ello no es incompatible con su estado de embarazo (por ejemplo, se denegó a una educadora de un centro de menores).

La trabajadora embarazada tiene derecho a percibir una prestación del 100% del salario regulador, aún incluso si su empresario no le había dado de alta en la Seguridad Social (en cuyo caso se derivaran las responsabilidades correspondientes).

Por descontado, durante la situación de riesgo durante el embarazo, la trabajadora está protegida sobre cualquier despido que pretenda realizar el empresario, o cualquier medida que perjudique a la trabajadora.

En este artículo vamos a exponer más información necesaria sobre la situación de riesgo durante el embarazo.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado laboralista en tu ciudad, puedes escribirnos mediante el buzón de consultas.



La prestación económica se inicia el día siguiente al que se reconociese la situación de riesgo de embarazo a la trabajadora, y finaliza el día anterior a la reincorporación al trabajo, o en su caso, al inicio de la suspensión por maternidad, en cuyo caso se seguirá cobrando la misma cuantía por maternidad.

Durante la situación protegida, el empresario tiene la obligación de seguir cotizando a la Seguridad Social, (una de las razones por las que se producen despidos discriminatorios o casos de mobbing maternal -no siempre fáciles de probar-).

El empresario puede sustituir a la trabajadora embarazada, mediante un contrato de interinidad, que también tiene bonificaciones para este caso.

En casos de trabajadora con contratos fijos discontinuos la prestación por riesgo de embarazo se suspende cuando finaliza la actividad y se reinicia cuando se produce un nuevo llamamiento y retoma la actividad.

En casos de trabajadoras pluriempleadas, si la trabajadora está impedida para realizar ambos trabajos, tendrá derecho a la prestación por ambos trabajos. En caso de que solamente esté impedida para realizar un empleo, solo cobrará la parte correspondiente a dicho empleo. Esto ocurre especialmente en supuestos en que la trabajadora tiene un empleo sedentario y un empleo que requiere esfuerzos físicos como la carga de pesos, permanecer en pie durante en largo periodo de tiempo, etc.

Documentos necesarios
La solicitud se presenta a instancia de la trabajadora acompañada de los siguientes documentos:
1. Certificado médico sobre la existencia de riesgo durante el embarazo.
2. Declaración de la empresa sobre la inexistencia de puestos de trabajo compatibles con la situación de embarazo de la trabajadora.
3. Certificado de empresa en la que coste la cuantía de la base de cotización de la trabajadora por contingencias profesionales.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal