jueves, 6 de agosto de 2015

¿Qué son los salarios de tramitación?

Menea este post en Meneame.net
Los salarios de tramitación son aquellos que se se abonan al trabajador a raíz de un despido, cuando se opta por la readmisión del trabajador (o la readmisión es obligatoria).

Los salarios de tramitación equivalen a "los dejados de percibir por el trabajador" es decir, aquellos generados entre el día del despido y el día de la efectiva readmisión del trabajador.

En caso de que el trabajador encontrase un nuevo empleo, se calcularían los salarios de tramitación según los días que ha estado desempleado. Y en caso de obtener ingresos inferiores en su nuevo empleo, se calcularían también los salarios de tramitación por las diferencias por los periodos trabajados (el nuevo empleo cubre hasta donde alcance el nuevo salario cuando sea inferior al antiguo).

Cuando el trabajador estuviese pluriempleado en el momento del despido, no se pueden descontar los salarios de tramitación por el empleo que ya venía ejerciendo con anterioridad al despido.

Cuando el trabajador hubiese estado percibiendo la prestación por desempleo (paro), se devolverán esas cantidades al Servicio Público de Empleo.


No se generan salarios de tramitación:
1. Cuando el trabajador encuentra un nuevo empleo, solo hasta donde alcance el salario, (se abonará la diferencia)
2. Durante el periodo de incapacidad temporal (baja laboral) del trabajador, 
3. Durante la prestación por maternidad de la trabajadora, 
4. Tras la declaración de incapacidad permanente del trabajador.



¿Cuándo se debe readmitir al trabajador?
Existen al menos cuatro supuestos en los que es posible la readmisión del trabajador, y en cuyo caso deben abonarse los salarios de tramitación, es decir, los dejados de percibir por el trabajador desde el día de su despido hasta el día de su efectiva readmisión.

La readmisión del trabajador puede darse en las siguientes situaciones:

- Ante un despido declarado improcedente, el empresario opta voluntariamente por readmitir al trabajador, en lugar de abonarle la indemnización máxima.

- Ante un despido declarado nulo, el empresario está obligado a readmitir al trabajador (no es una opción, es una obligación). El despido se declara nulo cuando se vulneran los derechos fundamentales del trabajador: discriminación, garantía de indemnidad, etc.

Ante un incidente de no readmisión. Cuando el despido de un trabajador es declarado improcedente, el empresario tiene la opción de elegir entre el pago de la indemnización por despido (y liberarse definitivamente del trabajador) o la readmisión del mismo (con abono de los salarios de tramitación). Dicha opción debe ejercitarse en 5 días, pues en caso de omisión, se entiende que el empresario ha optado por la readmisión, en cuyo caso deberá readmitir al trabajador y pagarle los salarios desde la fecha de la sentencia hasta la de su readmisión.

- Ante el despido declarado improcedente de un representante de los trabajadores. Cuando el despido de un representante de los trabajadores (delegado de personal o miembro del comité de empresa), es declarado improcedente, el empresario no tiene la opción de elegir entre la readmisión en la empresa o la indemnización por despido, sino que esta opción la ejercita el trabajador (es quien elige). Se trata de un derecho y una garantía de los representantes de los trabajadores.


Reclamar al Estado los salarios de Tramitación
Obviamente el abono de los salarios de tramitación es una gravosa carga para el empresario, que se puede incrementar debido a los retrasos de la Administración de Justicia, que el empresario no está obligado a soportar. Por este motivo, se pueden reclamar al Estado los salarios de tramitación cuando se exceda del plazo de 90 meses en dictar sentencia.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal