sábado, 18 de julio de 2015

Despido por falta de adaptación del trabajador

Menea este post en Meneame.net
Entre las diversas causas de despido objetivo (tipo de despido que da derecho a una indemnización reducida de 20 días de salario por año trabajado, así como el acceso a la prestación por desempleo), se clasifica el despido objeto de este artículo, que es el que encuentra su causa cuando el trabajador no es capaz de adaptarse a las modificaciones introducidas por la empresa. 

Claro que este tipo de despido exige el cumplimiento de unos requisitos, que se explicaran a continuación. A veces, el empresario desconocedor de este tipo de despido, y ante la falta de rendimiento del trabajador debido a su incapacidad para adaptarse a las nuevas modificaciones, realiza el despido por "disminución voluntaria y grave del rendimiento de trabajo" el cual termina perdiendo y pagando a razón de 45/33 días de salario por año trabajado (la indemnización máxima). Tampoco debe confundirse este despido con el despido realizado por "ineptitud del trabajador", que tiene lugar cuando éste pierde una habilidad que poseía anteriormente (por ejemplo, un transportista al que se le retira el carné de conducir por alcoholemia).

A continuación explicaremos con más detalla las circunstancias y requisitos que deben darse para despedir a un trabajador por falta de adaptación a las modificaciones introducidas en la empresa.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado en tu ciudad, puedes utilizar el formulario de consultas.



A continuación explicamos las circunstancias y los requisitos que deben darse para despedir a un trabajador por la vía de extinción objetiva, debido a su falta de adaptación.

1. Por supuesto, la falta de adaptación del trabajador debe venir acompañada de unas nuevas exigencias ténicas, originadas por factores externos (por ejemplo, nueva normativa que obliga a la empresa) o la introducción de nuevas tecnologías o cambios, que deben ser necesarios y razonables para la empresa no pudiendo ser prescindibles para la realización de su actividad normal.

2. Los cambios deben darse en el puesto de trabajo para el que fue contratado el trabajador. Por ejemplo, no sería procedente despedir a un trabajador por no adaptarse a las exigencias de un puesto de trabajo que ocupa temporalmente en sustitución de un compañero o compañera.

3. El empresario debe ofrecer al trabajador un curso formativo para su adaptación a los cambios realizados. Si no se acredita la realización de dicho curso formativo, (o su ofrecimiento), el despido es improcedente. El tiempo destinado a la formación debe ser retribuido al trabajador como tiempo de trabajo efectivo.

4. Debe transcurrir un periodo de adaptación mínimo de 2 meses para que el trabajador se aclimate a los nuevos cambios. Periodo anterior al cual no puede despedirse al trabajador. Los periodos de incapacidad temporal (baja laboral) suspenden el plazo de 2 meses.

5. Si la adaptación del trabajador a los cambios requiere un periodo superior a los 2 meses, el empresario debe respetarlo. Por ejemplo, no se puede despedir a un trabajador al que se le exige aprender ruso en 2 meses, ya que por razones obvias, no es posible aprender un idioma en tan corto periodo de tiempo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal