lunes, 6 de julio de 2015

Despido por absentismo

Menea este post en Meneame.net
El Gobierno ha querido fortificar la lucha contra el absentismo laboral, no es una novedad, pero actualmente es posible que un trabajador sea despedido por absentismo cuando su nivel de faltas de asistencia -aún justificadas- supere cierto número que expondremos a continuación. Por tanto, no importa que el trabajador justifique sus faltas de asistencia -por ir a urgencias, por una baja de corta duración, etc-, puesto que el empresario puede realizar un despido objetivo fundamentado el absentismo por muy justificado esté -eso sí, con una indemnización de 20 días por año trabajado-.

Claro que este tipo de despido indemnizado tiene lugar cuando el empresario no puede hacer un despido disciplinario, que sería procedente cuando el trabajador ha faltado al trabajo sin justificar sus ausencias. En ese caso el trabajador no tendría derecho a indemnización por despido (aunque sí derecho a paro).

Las faltas de asistencia -aún justificadas- que pueden motivar este despido deben ser de un número superior a:

- El 20% de faltas en las jornadas hábiles en dos meses consecutivos; y que a su vez, ese número de faltas suponga como mínimo el 5% de las hornadas hábiles en los últimos 12 meses. Doble requisito.

- El 25% de faltas en las jornadas hábiles en cuatro meses discontinuos. 

Además, es necesario que las faltas de asistencia sean intermitentes, de modo que no sería procedente despedir a un trabajador por una única baja laboral de larga duración.

Ahora, en lo que resta de este artículo, vamos a explicar ciertas faltas justificadas que no son computables para el cálculo de los límites anteriormente expuestos.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado en tu ciudad, puedes ponerte en contacto con nosotros a través del buzón de consultas.




Como ya hemos mencionado, no pueden considerarse para este tipo de despido las faltas de asistencia cuando su causa sea debida a una baja de larga duración, exigiéndose que las faltas de asistencia sean intermitentes (aún justificadas pero intermitentes), pues lo contrario sería imposibilitar el derecho a la salud de los trabajadores cuya dolencia requiere un largo proceso de recuperación.

Además, existen otros tipos de faltas de asistencia que no pueden computarse para despedir al trabajador, son las siguientes:

1. Las faltas de asistencia debidas a la participación en una huelga legalmente convocada.

2. Las faltas de asistencia debidas al ejercicio de la representación de los trabajadores.

3. Las faltas de asistencia debidas a los permisos de maternidad, paternidad o las bajas por riesgo durante el embarazo o riesgo durante la lactancia.

4. Las faltas de asistencia debidas a un accidente de trabajo.

5. Las faltas de asistencia debido a permisos, licencias o vacaciones.

6. Las faltas de asistencia debidas al seguimiento de un tratamiento médico por cáncer o enfermedad grave.

7. Las faltas de asistencia debidas a la situación física o psíquica de la trabajadora derivada de una situación de violencia de género.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal