miércoles, 17 de junio de 2015

Plazos de prescripción de las infracciones laborales

Menea este post en Meneame.net
Las infracciones disciplinarias en el ámbito del trabajo, están reguladas en el Estatuto de los Trabajadores y en los Convenio Colectivos; por ejemplo el hurto o el robo de patrimonio empresarial, la simulación de enfermedad, las faltas de puntualidad, la embriaguez, etc, así como en algunos casos, también se precisan las posibles infracciones en los Contratos de Trabajo; por ejemplo el uso de internet, el uso de cupones descuento, etc. Un trabajador puede ser sancionado por una infracción laboral, y las consecuencias pueden ser desde una amonestación escrita, pasando por la suspensión de empleo y sueldo hasta el despido disciplinario cuando se trata de sanciones muy graves.

Sin embargo, como todo en el mundo jurídico está sujeto a un plazo de prescripción, también lo están las infracciones en materia laboral. Transcurrido el plazo de prescripción se entiende que el empresario ha desistido de su oportunidad de tomar medidas contra el trabajador por una falta disciplinaria. Transcurrido el plazo sin haber sancionado al trabajador, tampoco se puede tener en cuenta dicha infracción para apreciar una posible reincidencia en el futuro (la reincidencia agravaría la sanción si fuese aplicable).

Los plazos de prescripción empiezan a contarse a partir del momento en que el empresario tiene pleno conocimiento sobre los hechos infractores. Dependiendo de la gravedad los plazos de prescripción son los siguientes:

- Para infracciones leves 10 días.
- Para infracciones graves 20 días.
- Para infracciones muy graves 60 días.

En algunas ocasiones estos plazos se pueden interrumpir. A continuación, en este artículo, vamos a dar más detalles sobre los plazos de prescripción de las infracciones laborales.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado laboralista en tu ciudad, puedes escribirnos a través del buzón de consultas.



Plazo de prescripción largo
Además de los plazos de prescripción que se han mencionado anteriormente, también existe el llamado plazo de prescripción largo, que se aplica 6 meses desde que se cometieron las infracciones por parte del trabajador. Este plazo de prescripción es aplicable especialmente cuando el empresario no tiene conocimiento de los hechos hasta pasados más de 6 meses, momento en el cual pierde igualmente el derecho a sancionar al trabajador, pues se entiende que la infracción ya está prescrita.

Como puede apreciarse, la diferencia entre ambos tipos de plazo radica en que el plazo de prescripción corto (fijado según la gravedad de la infracción) comienza a contar cuando el "empresario tiene conocimiento" de la falta cometida, en cambio, en el caso de la prescripción larga el plazo comienza a contar desde la "comisión" de la falta disciplinaria, independientemente de que el empresario conozca o desconozca los hechos.


Faltas continuadas
Las faltas continuadas y prolongadas en el tiempo, como puede ser el uso diario e indebido de los equipos informáticos del trabajo, tienen como plazos de prescripción los arriba citados, que sin embargo empiezan a computar cuando la conducta infractora del trabajador cesa, es decir, a partir del último día que cometa la infracción (por ejemplo, el último día que utilice internet para fines personales, estando prohibido por la empresa).


Interrupción del plazo
Los plazos de prescripción también pueden ser interrumpidos en ciertas circunstancias.

Por ejemplo, en algunas ocasiones antes de imponer una sanción contra el trabajador debe abrirse un expediente contradictorio; por ejemplo, cuando se trata de sanciones contra miembros del Comité de empresa, o cuando lo marca el Convenio colectivo. En ese caso el plazo de prescripción de la infracción queda en suspenso durante la tramitación del expediente contradictorio (fase de alegaciones, audiencia al Comité y resolución) volviéndose a reanudar tras finalizar el expediente.

Si el empresario no conoce los hechos, y presenta denuncia penal para que se aclare la verdad, durante la sustanciación del procedimiento penal el plazo queda interrumpido.

También se puede interrumpir el plazo si el trabajador ingresa en prisión provisional, en cuyo caso, volverá a reanudarse el plazo cuando salga en libertad.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal