miércoles, 13 de mayo de 2015

Muerte, jubilación o incapacidad del empresario

Menea este post en Meneame.net
Algunas situaciones que afectan al empresario, -la muerte, su jubilación o una incapacidad judicial o permanente que le impida seguir trabajando-, son causas que legalmente pueden extinguir la relación laboral con el trabajador. Sin embargo, solo es aplicable a empresarios individuales ya que la relación no se extingue cuando hay pluralidad de socios, y uno de ellos muere, se jubila o queda incapacitado. Por tanto, la causa de extinción sólo opera cuando se trata de un empresario individual, que por alguna de las citadas razones no puede seguir con la relación laboral que le unía al trabajador, y no tiene sucesores que ocupen su puesto en la empresa.

En todos estos casos, el trabajador tiene derecho a una indemnización de una mensualidad de salario, -incluyendo la parte proporcional de las pagas extraordinarias-.

Claro que también puede que los herederos del empresario, u otras personas decidan subrogarse y continuar la explotación del empresario fallecido, jubilado o incapacitado. En ese caso estaríamos ante una sucesión de empresarios que debería hacerse con arreglo a la ley (leer este artículo). Sería como un traspaso del negocio, pero el nuevo empresario debería mantener las condiciones de trabajo, incluyendo el salario y la antigüedad del trabajador, salvo que justificase su modificación (causas económicas, organizativas, etc).

El cónyuge superviviente, no está obligado a continuar con la explotación de su cónyuge fallecido, incluso estando en sociedad de gananciales. La sociedad de gananciales liga la suerte económica del empresario a los bienes de su cónyuge, pero eso no significa que el cónyuge participe activamente en la explotación económica y sea responsable de la misma, y mucho menos que esté obligado a mantener la actividad de su cónyuge fallecido, jubilado o incapacitado. Tampoco están obligados a continuar con la actividad económica los hijos u otros herederos.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado en tu ciudad puedes escribirnos a través del buzón de consultas



Los hechos que dan lugar a esta situación son bastante claros:

1- En caso de muerte bastará con la mera comunicación escrita al trabajador por parte de los herederos donde se le comunica el fallecimiento del empresario y su voluntad de no proseguir con el negocio, poniendo a disposición la indemnización y el finiquito del trabajador.

2- En caso de jubilación será necesario que la Seguridad Social reconozca la condición de jubilado al empresario. La edad no es un inconveniente ya que se admite también la jubilación anticipada y la jubilación postergada.

3.- En caso de incapacidad, puede ser judicial o la incapacidad permanente (en grado total, absoluta o gran invalidez) autorizada por la Seguridad Social.

Puede surgir la discusión cuando los hijos, o cónyuge u otros herederos deciden en primer lugar extinguir la relación laboral con el trabajador y en segundo lugar proseguir y retomar la actividad económica de su causahabiente ¿debe calificarse como despido y qué indemnización corresponde en ese caso? En caso de proseguir con la actividad el empresario estaría obligado a mantener la carga de los trabajadores.

En algunos casos esta obligación decae, por ejemplo, en caso de no seguir con la actividad pero retomarla unos años después, la extinción del contrato del trabajador sería procedente. 

1 comentarios:

  1. hola buenas tardes, me acaban de reconocer una incapacidad permanente total el día 17/08/2016 soy empresario individual y tengo 3 empleados.
    si me he enterado hoy día 24/08/2016 de esta situación con cuanto tiempo tengo que preavisar a mis trabajadores de la extinción de su contrato.

    ResponderEliminar

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal