jueves, 7 de mayo de 2015

Despido por ofensas verbales o físicas

Menea este post en Meneame.net
En este blog hemos dedicado uno o varios artículos a cada uno de los tipos de despido disciplinario que se recogen en el art. 54 del Estatuto de los Trabajadores, y permiten al empresario deshacerse del trabajador sin pagarle ni un euro de indemnización por despido; eso sí, siempre que el despido sea procedente (y no improcedente). En cualquier caso, -aún siendo el despido procedente-, el trabajador tiene derecho al finiquito (que no es lo mismo que la indemnización por despido) y con acceso a la prestación por desempleo o paro.

No habíamos tratado aún este de despido disciplinario por ofensas verbales o físicas, y por ello, vamos a dedicarle el presente artículo.

Probablemente, cualquier trabajador que ha sido despedido por ofensas verbales o físicas se encuentre desanimado en aras a reclamar su indemnización por despido, sin embargo, como suele suceder en el mundo judicial, los derechos no son de interpretación tajante, sino contextual. Por este motivo, hay que analizar el caso concreto para advertir si existe posibilidad de reclamar la indemnización por despido improcedente.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado en tu ciudad, puedes ponerte en contacto con nosotros a través del buzón de consultas.



Libertad de expresión
Como dice el dicho "la verdad ofende" pero más ofende aún el despido disciplinario a un trabajador que va cantando verdades en el ámbito laboral. En ocasiones lo que el empresario considera una ofensa realmente no lo es. Ningún trabajador puede ser despido por el ejercicio legítimo de su libertad de expresión, sin embargo, la libertad de expresión tiene como límite el derecho al honor y la dignidad de las personas ofendidas.


Contexto de la ofensa
En primer lugar señalaremos que las ofensas verbales deben evaluarse en el ambiente y contexto que han sido proferidas. Por contrario, las agresiones físicas en el ámbito laboral siempre tienen carácter grave.

Esto significa que las ofensas verbales pueden obedecer a muchas causas. Por ejemplo, comentando algunos casos reales, no se considera motivo de despido una ofensa verbal que responde a una provocación por parte del ofendido. Tampoco se considera de suficiente gravedad la ofensa proferida en un momento de ofuscación, enfado, ira, ansiedad, etc., siempre que esté bien razonada y atienda a la lógica aceptable. Tampoco se considera motivo de despido las ofensas de familiares o amigos del trabajador, contra la empresa o contra los trabajadores, siempre que el trabajador no haya inducido a aquellos. En cambio, si que se considera motivo de despido la ofensa de un familiar cuando ha sido el trabajador quien le ha inducido a ofender.

Por contrario, y siguiendo con el contexto de la ofensa, puede considerarse motivo de despido procedente la ofensa que un compañero realiza sobre otro compañero que padece una depresión y está en un momento de especial aprensión o susceptibilidad. También se considera motivo de despido la ofensa dirigida a un cliente, aunque nada tenga que ver con la empresa.


Principio de proporcionalidad
Igualmente, como en todo despido o sanción, debe atenderse a la proporcionalidad y el equilibrio entre la ofensa y la sanción impuesto, en aras de evitar despidos desproporcionados. Es decir, no sería de recibo despedir a un trabajador por decirle tonto a otro, y ese mismo caso traspuesto a cualquier otra ofensa de menor gravedad.


Injurias en el ámbito penal
El empresario o la persona ofendida pueden denunciar al trabajador despedido por injurias leves, o querellarse contra éste por una ofensa de mayor entidad que pueda incluso ser delictiva. Sin embargo, en caso de que el trabajador lograse la absolución en el Juzgado Penal, ello no sería razón para que el Juez Social declarase el despido improcedente de manera automática. La Jurisdicción Penal no vincula ni es equiparable a los razonamientos que puedan barajarse en la Jurisdicción Social.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal