lunes, 4 de mayo de 2015

Derechos del trabajador a distancia (teletrabajo)

Menea este post en Meneame.net
En la actualidad cada vez es más frecuente y se promueve más el teletrabajo o trabajo a distancia, gracias al uso de las nuevas tecnologías, por ejemplo, pueden ocupar puestos de trabajo a distancia; redactores de contenidos web, informáticos, , etc. El teletrabajo permite aumentar la competividad de las empresas, flexibilizar las relaciones laborales y crear puestos de trabajo que no serían posibles si el empresario tuviese que disponer de unas instalaciones para el trabajador.

Trabajador y empresario pueden acordar inicialmente un contrato de teletrabajo o convertir uno ya existente. En cualquier caso el teletrabajo no modifica ni empeora el estatus laboral del trabajador, sino que las condiciones de trabajo se mantienen salvo en la forma de prestar el servicio que es a distancia y no presencialmente. 

El trabajador a distancia goza de los mismos derechos que cualquier otro trabajador por cuenta ajena, nivel salarial, vacaciones, permisos, etc.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado en tu ciudad, puedes escribirnos a través del buzón de consultas.



El contrato de teletrabajo se tiene que formalizar por escrito, al menos en lo relativo a la cláusula que acuerda el trabajo a distancia.

En un contrato de teletrabajo, empresario y trabajador acuerdan que la prestación de servicios se realizará desde el domicilio del trabajador en el lugar que ambos elijan libremente.

Como venimos diciendo, los trabajadores que prestan sus servicios a distancia tienen los mismos derechos que aquellos que los prestan en el centro de trabajo del empresario, salvo en lo relativo a la manera de prestar dichos servicios.

En cuanto al salario, el trabajador a distancia debe percibir como mínimo, el nivel salarial según Convenio Colectivo, y de acuerdo con su categoría profesional, sin importar que el trabajo se preste a distancia.

El empresario está obligado a informar al trabajador de las vacantes que surjan en la empresa, sin necesidad de que esa oferta sea vinculante y obligue al trabajador a incorporarse (o reincorporarse) en el centro de trabajo. De hecho, no informar a los trabajadores sobre las vacantes de la empresa se considera una falta leve en materia laboral según el art. 6.5 de la LISOS.

Además, el teletrabajo permite que los trabajadores con incapacidad permanente absoluta, o gran invalidez, se reincorporen al mercado laboral, siempre que se trate de trabajos sedentarios que no obliguen al trabajador a desplazarse y que sean compatibles con su estado de salud.

Por lo demás, el trabajador a distancia tiene los mismos derechos en materia de formación para el empleo y protección de su salud, y el empresario debe promover los medios necesarios para hacerlos efectivos.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal