miércoles, 8 de abril de 2015

Función directiva y organizativa del empresario

Menea este post en Meneame.net
El empresario es titular de una actividad económica la cual dirige y organiza a su conveniencia e interés, siempre sin sobrepasar los límites marcados por la Ley. Además, se considera empresario a toda persona física o jurídica que recibe la prestación de servicios de uno o más trabajadores que le sirven por su cuenta y orden, lo cual significa que las decisiones del empresario inciden y vinculan a sus empleados de la forma que vamos a explicar en el presente artículo.

La toma de decisiones y la función de ordenación por parte del empresario incide en diversos recursos (humanos, maquinaria, materias primas, capital, patrimonio, etc) y por tanto puede puede recaer sobre el trabajador y convertirse en una obligación a cumplir por éste. El trabajador debe acatar las órdenes y directrices de su empresario, órganos directivos o personas delegadas por éstos.

En este artículo vamos a hablar sobre algunos aspectos de la potestad orgnizativa y directiva del empresario y de lo que esto supone sobre el trabajador.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado en tu ciudad, puedes escribirnos a través del buzón de consultas.



En su función directiva el empresario tiene permitido el control de sus recursos humanos, precisamente para asegurar el correcto funcionamiento de su actividad económica, y en esta materia hay dos elementos fundamentales que son objeto de control empresarial:

1. El control del rendimiento del trabajador; cuando el empresario puede adoptar las medidas de vigilancia sobre el trabajador, que estime oportunas para acreditar el adecuado cumplimiento de sus obligaciones y deberes laborales.
Por descontado, siempre con los limites marcados por la ley y sin vulnerar la intimidad del trabajador.

2. El control de ausencias del trabajador: la empresa puede verificar los estados de enfermedad y accidente del trabajador, cuando éste los alegue para justificar la falta de asistencia a su puesto de trabajo. (Incapacidad temporal). Contratación de detectives privados.


Por otro lado el empresario está revestido de una serie de potestades que le permiten organizar eficientemente su actividad económica, y dentro de la maraña de decisiones que puede tomar a tal efecto, está la ordenación de las relaciones laborales, lo cual conlleva la dirección del personal de su plantilla, atribución de funciones, etc.

El trabajador está obligado a acatar las órdenes del empresario siempre que éstas sean legales, y siempre que no sobrepasen los límites de sus derechos (los derechos laborales que tienen reconocidos los trabajadores según la Ley y los Convenios Colectivos). Por ejemplo, cuando la decisión organizativa del empresario es realizar un traslado o modificar sustancialmente las condiciones laborales del empleado, éste puede optar por rescindir su contrato de trabajo con derecho a una indemnización de 20 días por año trabajado y acceso a la prestación por desempleo (paro).


Se trata de una materia muy amplia que en este artículo queda resumida de forma esquematizada y meramente testimonial. Sobre el poder de organización y dirección, se han escrito muchos artículos en este blog y se seguirán escribiendo con toda seguridad muchos más.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal