miércoles, 15 de abril de 2015

Despido estando de baja

Menea este post en Meneame.net
El despido es la gran preocupación de los trabajadores que padecen una enfermedad o accidente y como consecuencia han tenido que solicitar a su médico una baja laboral. Sobre todo si es una baja de larga duración, los trabajadores se preguntan constantemente la misma pregunta ¿pueden despedirme estando de baja?

Muchos piensan que no, que estando de baja un trabajador es intocable y está blindado contra despidos, pero lamentablemente no es así. El despido en España es prácticamente libre, un empresario puede realizar un despido cuando quiera siempre que esté bien justificado. En caso de no estarlo, el empresario sencillamente tendría que pagar la correspondiente indemnización por despido improcedente, y se quitaría de encima al trabajador para siempre.

Sin lugar a dudas, las injusticias empresariales en estos casos están en el orden del día del mercado laboral. Durante la Incapacidad Temporal del trabajador la empresa sigue pagando cotizaciones a la Seguridad Social. Muchas empresas no quieren pagar las cotizaciones de trabajadores que están de baja de larga duración, y prefieren despedirlos. En ocasiones, incluso los trabajadores reciben llamadas amenazantes de la empresa preguntándoles cuando se va a reincorporar, o ordenándoles que se reincorporen de inmediato o serán despedidos (en ese caso convendría grabar las conversaciones telefónicas, ya que con esa prueba podría conseguirse el despido nulo).


Si necesitas consultar o contratar a un abogado en tu ciudad, puedes escribirnos a través del buzón de consultas



El trabajador enfermo tiene reconocido el derecho a la salud, por tanto, no sería de recibo que el empresario le despidiese por el mero hecho de ‘estar de baja’, y de hecho, si lo hiciese el despido sería nulo y el juez obligaría a readmitir al trabajador, por considerarse una vulneración de los Derechos Fundamentales, pues el derecho a la salud puede integrarse dentro del artículo 15 de la Constitución Española.

Sin embargo, esto no es suficiente para que el trabajador se considere blindado, pues el empresario, que tiene que reducir plantilla, puede aprovechar la baja laboral para echar a ese trabajador, que le molesta más que el resto por estar de baja, y en la carta de despido justifica que la empresa viene sufriendo pérdidas económicas, pero sin mencionar para nada la baja laboral. 

Pues bien, si el despido objetivo por causas económicas está bien justificado, el despido se daría por bueno (procedente), y si está mal justificado se daría por improcedente, pero no por nulo, no se readmitiría al trabajador, pues no puede demostrarse que la decisión del empresario vulnera el derecho a la salud del trabajador, y por tanto el trabajador perdería definitivamente su puesto de trabajo.

Un despido nulo que obligue a la empresa a readmitir al trabajador, podría darse en el siguiente ejemplo: imaginemos el hipotético caso de un trabajador que está de baja laboral, y acude al médico de cabecera todas las semanas y a la mutua cada mes y medio, por tanto cumple todas sus obligaciones con la Seguridad Social. No obstante, el empresario quiere asegurarse de que los motivos de la baja son ciertos, y obliga al empresario a someterse a las pruebas médicas de un médico contratado por la empresa.

El trabajador -previa consulta a su abogado- se niega a someterse a esas pruebas porque no tiene ninguna obligación de hacerlo, y por ello, el empresario decide hacerle un despido disciplinario por desobediencia. En este punto, sí que podría considerarse despido nulo, por vulnerar los derechos fundamentales del trabajador, en primer lugar por no respetar su derecho a la salud, y en segundo lugar por no respetar su derecho al honor, en tanto en cuanto el diagnóstico de una enfermedad debe ser reservado, y es el médico de cabecera quien debe seguir el tratamiento con el trabajador.


CONCLUSIONES el empresario puede despedir a un trabajador mientras está de baja, pero no puede despedirlo por el hecho de estar de baja. Parece lo mismo, pero existe una diferencia fundamental. Cuando el empresario realice un despido disciplinario u objetivo contra el trabajador, deberá analizarse y demandarse como tal, aunque el trabajador se encontrase en situación de incapacidad temporal. No obstante, cuando existan pruebas o indicios de que el despido está fundamentado por la situación de incapacidad temporal (por ejemplo una grabación de una conversación telefónica en que el empresario amenaza al trabajador con ser despedido si no se da el alta), puede demandarse el despido nulo.

El derecho a la salud es un Derecho Fundamental que la constitución reconoce a todos los ciudadanos, y debe respetarse como tal.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal