lunes, 30 de marzo de 2015

Seguir trabajando tras la jubilación

Menea este post en Meneame.net
Actualmente vivimos en una sociedad envejecida (bajas tasas de natalidad e incremento de la esperanza de vida) y además con una alta tasa de desempleo, lo cual se traduce en un sistema de pensiones deficitario, ya que la población activa y ocupada no cotiza lo suficiente para que nuestro sistema de la Seguridad Social pueda pagar pensiones a las clases pasivas (especialmente de jubilación, pero también de incapacidad permanente, etc).

El envejecimiento de la población y la crisis del mercado laboral han conllevado que el Gobierno haya utilizado 24.651 millones de euros (M€), de un Fondo de Reserva que llegó a contar con 66.815 M€ (vid tabla al pie del artículo). Por ese motivo, desde la Unión Europea se buscan alternativas o nuevas políticas que descarguen a la Seguridad Social de este peso que la tiene sumisa en una tendencia deficitaria, y no para el caso de España, sino para el resto de países a través de la llamada "Estrategia Europa 2020".

Lo que se trae a colación es si las pensiones futuras se considerarán suficientes para mantener el nivel de vida anterior a la jubilación, o al menos un nivel de vida dentro de los estándares de la dignidad, pero ese es un debate muy profundo en el que no vamos a entrar, sino que en este artículo nos vamos a ceñir a explicar la jubilación activa, para quiénes se la estén planteando.

Dentro de las varias medidas que podrían barajarse, (acceso a la formación para mayores y oportunidades de empleo para personas de mayor edad), encontramos una posibilidad consistente en la promoción del envejecimiento activo, al cual dedicamos el presente artículo.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado en tu ciudad, ponte en contacto con nosotros a través del buzón de consultas.



Mediante la aprobación del RDLey 5/2013, se promovió y favoreció la posibilidad de que nuestros mayores siguiesen trabajando y compatibilizando el 50% de su pensión con los rendimientos de trabajo, si bien, los trabajadores que deseen acogerse a esta opción, deben cumplir una serie de requisitos que se exponen a continuación:

- Solamente se puede acceder a la pensión por jubilación una vez alcanzada la edad legal de jubilación, sin que sea posible la jubilación anticipada ni ninguna otra modalidad similar.

- El porcentaje aplicable a la base reguladora para determinar la cuantía de la pensión ha de alcanzar el 100%.

- El trabajo puede realizarse a tiempo completo o a tiempo parcial.

- Se aplica una cotización del 8% (llamada de solidaridad) compartida entre la empresa (6%) y el trabajador (2%).

Las empresas que acojan a trabajadores acogidos al envejecimiento activo también deben cumplir una serie de requisitos:

- No haber realizado despidos declarados improcedentes en los últimos 6 meses.

- Debe mantenerse el nivel de empleo en la empresa, teniendo en cuenta el promedio de trabajadores en plantilla durante los últimos 90 días.

- Las anteriores condiciones no se considerarán incumplidas ni computarán a los efectos anteriores en caso de despidos objetivos, procedentes, terminaciones de contratos de duración determinada o cualquier otra causa imputable al trabajador (muerte, jubilación, dimisión voluntaria, etc).


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal