lunes, 16 de febrero de 2015

El expediente contradictorio por sanción laboral

Menea este post en Meneame.net
En virtud de su potestad disciplinaria, los empresarios pueden imponer al trabajador sanciones por la comisión de infracciones. Dichas infracciones pueden ser de carácter leve, grave o muy grave. El trabajador puede recurrir las sanciones disciplinarias del empresario ante el SMAC y la jurisdicción laboral en el plazo de 20 días hábiles desde su notificación. 

Sin perjuicio de ello, cuando se trate de un representante de los trabajadores (delegado de personal o comité de empresa) o cuando venga obligado por imperativo del Convenio colectivo aplicable, la empresa deberá iniciar un "expediente contradictorio" previo a la efectividad de la sanción, lo cual podría calificarse como beneficio entrecomillado para el trabajador.

Cuando la empresa decide sancionar al trabajador, -por ejemplo suspensión de empleo y sueldo durante quince días, o despido disciplinario-, se abre un expediente, y el trabajador dispone del plazo de equis de tiempo para presentar alegaciones. Si la empresa desestima las alegaciones del trabajador, se abre la vía ordinaria: SMAC y juicio.

Es especialmente conveniente oponerse a las sanciones de empleo y sueldo, cuando la empresa pretende utilizarlas como prueba preconstituida para un posterior despido disciplinario, puesto que mostrando oposición, será más sencillo defender la indemnización o la nulidad del despido.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado en tu ciudad, puedes utilizar el buzón de consultas.




¿Sirve para algo el expediente disciplinario?
El hecho de que se abra un expediente disciplinario debería ser una ventaja para el trabajador sancionado, pero lo que ocurre normalmente es que la empresa rechaza de llano las alegaciones del trabajador, ya que raramente suele cambiar de criterio, por lo cual se convierte en un simple trámite pseudoburocrático que hay que superar antes de iniciar el procedimiento formal.

En caso probable de desestimarse las alegaciones del trabajador, a éste le quedará el procedimiento ordinario: SMAC + una demanda en el Juzgado Social.


¿Recurrir la sanción?
El trabajador debe tener cautela al recurrir la sanción, los hechos deben negarse y calificar la sanción de desproporcionada; sin embargo, algunos trabajadores recurren al expediente reconociendo algunos hechos, como tratando de acercarse y negociar amistosamente con la empresa, lo cual es una estupidez, puesto que obrará en su contra para posteriores instancias (SMAC y Juzgado).

También puede ocurrir que la empresa incurra en un error jurídico; por ejemplo, no se puede imponer una sanción por uso indebido de internet a un trabajador, si previamente no se le ha pasado por escrito una comunicación sobre el uso personal de internet en el trabajo, además de tener en cuenta, que la tolerancia continuada de la empresa frente a un incumplimiento puede convertirse en "uso empresarial" y por lo tanto no sancionable.


La carga de demostrar la infracción recae sobre la empresa
La empresa debe esforzarse en demostrar las faltas que imputa al trabajador: faltas de puntualidad, indisciplina o desobediencia, uso indebido de internet, disminución del rendimiento de trabajo, etc. No siempre la empresa tiene pruebas suficientes para demostrar los hechos que imputa al trabajador, y en caso de tenerlas, siempre queda alegar que la sanción es desproporcionada o que la empresa toleraba el incumplimiento.

Claro que a la empresa no se le exigen pruebas hasta llegados al Juzgado, por lo cual el expediente contradictorio y el SMAC suelen ser meros trámites donde la empresa puede ratificarse y hacer efectiva la sanción, mientras el trabajador debe soportar los perjuicios de la sanción (por ejemplo, suspensión de empleo y sueldo) y buscar un abogado para recurrir la sanción ante el Juzgado. En este sentido la empresa juega en posición de desventaja, la sanción sólo debería ser efectiva una vez ha concluido la vía judicial y la empresa ha obtenido una sentencia favorable. Pero las cosas no son así, aunque sin embargo, si el trabajador gana el pleito, la empresa deberá abonarle los salarios dejados de percibir.

En ocasiones la empresa utiliza instrumentos disciplinarios dos, tres o cuatro veces, para culminar con un despido disciplinario contra el trabajador. Por ese motivo resulta conveniente para el trabajador oponerse a las sanciones de la empresa, pues de obtener sentencias favorables estará más protegido frente al despido disciplinario.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal