miércoles, 4 de febrero de 2015

Despido en una empresa en concurso de acreedores

Menea este post en Meneame.net
Cuando una empresa no puede ni tiene medios suficientes para satisfacer las deudas a su cargo, tiene que entrar en un concurso de acreedores, que busca precisamente el pago de los acreedores de forma ordenada. Los trabajadores también pueden encontrarse en esta situación, teniendo en cuenta que pueden ser acreedores de la empresa por salarios impagados, por indemnizaciones en caso de despido, y por otras circunstancias.

En ese caso, lo primero que debe saber el trabajador es que tanto los salarios de los últimos 30 días como las indemnizaciones por despidos tienen un carácter prioritario. Es decir, son calificados como "créditos contra la masa", y deben pagarse con anterioridad al resto de deudas. Son prededucibles, es decir, se satisfacen con antes de empezar los procesos de ejecución de bienes y derechos para el pago del resto de acreedores.

Esto le da cierta ventaja al trabajador que quiere cobrar una deuda con la empresa en concurso, sin embargo, cabe el riesgo de que la empresa no tenga activo suficiente siquiera para pagar lo prioritario, en cuyo caso, de donde no hay...

Si quieres consultar o contratar con un abogado en tu ciudad, puedes utilizar el buzón de consultas.



Situaciones concursales
El empresario entrará en concurso cuando no tenga suficiente patrimonio para satisfacer sus deudas, mediante una solicitud voluntaria de concurso o mediante la solicitud de un acreedor.

Esta condición de acreedor la puede tener también el trabajador, que puede solicitar el concurso, alegando una falta de pago generalizada, en relación con los salarios o las indemnizaciones por despido.

En principio, la situación de concurso no interrumpe necesariamente la actividad empresarial, por lo cual los trabajadores pueden seguir prestando sus servicios en la empresa.


Crédito contra la masa
Las deudas que la Ley considera "créditos contra la masa", tienen una prioridad sobre el resto, ya que se deducen antes de proceder a la realización y liquidación del resto de créditos concursales.

Entre los "créditos contra la masa" se encuentran los salarios de los últimos 30 días (los impagados y los que vayan venciendo mes a mes) así como las indemnizaciones por despido o extinción del contrato, que también serán satisfechos con esa prioridad característica de estos créditos.

Así las cosas estos créditos laborales son privilegiados, y se deben satisfacer de forma inmediata. Sin embargo, el riesgo en situación de concurso siempre es mayor, ya que aunque sean privilegiados, no lo son tanto como si la empresa no estuviese en concurso, ya que en situación de concurso, estos créditos serán satisfechos a la vez que lo son otros de privilegio especial (como los garantizados con prenda o hipoteca), y por lo tanto, siempre existe el riesgo de que la empresa se quede sin activo patrimonial antes de liquidar dichas deudas.


Papel del Fogasa
El juez de oficio o a instancia de parte, citará al Fogasa, en los procedimientos concursales, cuando se tenga conocimiento de la existencia de deudas laborales.

Fogasa responde de forma subsidiaria. Si no se cita a Fogasa, esté no responde.

Sin embargo, la responsabilidad indemnizatoria de Fogasa está limitada, de modo que no está obligado a satisfacer la totalidad de la deuda.
- El Fogasa en procedimientos concursales paga los salarios del empresario de la última anualidad sin que puedan superar el doble del Salario Mínimo Interpofesional. 
- En los casos de indemnizaciones por despido, Fogasa paga veinte días por año trabajado, con el máximo equivalente a una anualidad, teniendo en cuenta que el salario regulador no puede superar el doble del SMI diario.


Procedimiento a seguir
Por lo general el procedimiento lo conocerá el Juez de lo Social, -como cualquier otra demanda en situación no concursal-, con las excepciones de la Ley Concursal, que son concretamente las siguientes:

- Cuando se trate de "extinciones, suspensiones o modificaciones colectivas".
- Suspensión o extinción de personal de alta dirección.
- Las extinción del contrato de trabajo por voluntad del trabajador frente a los retrasos continuados en el pago de los salarios.

Como la Ley Concursal no determina las cotas de colectividad, debemos remitirnos a lo que dispone la legislación laboral. Podéis ver una tabla de despidos colectivos (según trabajadores afectados) en esta tabla.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal