viernes, 13 de febrero de 2015

Cambio de empresario y mantenimiento de las condiciones de trabajo

Menea este post en Meneame.net
En una sucesión de empresas, el empresario transmite su actividad empresarial a una tercera persona que se subroga en su puesto, y al margen de los aspectos mercantiles, lo que a nosotros nos interesa es la posición adoptada frente a los trabajadores.

Ante todo, al trabajador le interesa saber si el nuevo empresario respetará las condiciones de trabajo con las que venía prestando sus servicios hasta el momento; especialmente si conservará su salario y antigüedad. La respuesta en principio debe ser positiva, las condiciones de trabajo tras la transacción empresarial deben ser las mismas, y el Convenio Colectivo aplicable también, salvo pacto en contrario. En caso de modificación, el trabajador podría acogerse a los derechos de modificación sustancial de las condiciones de trabajo o movilidad geográfica, por lo que en caso de desacuerdo debe ser legítimo pedir la nulidad de las modificaciones o la extinción del contrato de trabajo, ya que éstas no pueden imponerse sin el consentimiento del trabajador.

Cabe tambien el supuesto de la sucesión por causa de muerte del empresario, con lo que puede ocurrir que la actividad empresarial continúe a manos de otro empresario, o que la actividad empresarial termine y se disuelva la sociedad; momento en el cual se deberá despedir a los trabajadores con una indemnización de 20 días por año trabajado.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado en tu ciudad, puedes utilizar el buzón de consultas.


La sucesión de empresas puede tener lugar entre vivos, o por muerte del empresario.

En la llamada sucesión intervivos el empresario cedente, transmite la actividad empresarial a un cesionario, que asumirá las obligaciones frente a los trabajadores. Aún así, ambos empresarios responderán solidariamente durante el plazo de 3 años de las obligaciones que mantengan con los trabajadores nacidas con anterioridad a la sucesión y que a fecha de ésta no hayan sido cumplidas.

Las otra posibilidad es la llamada sucesión mortis causa que tiene lugar con ocasión de la muerte del empresario, y en cuyo caso pueden darse dos situaciones:
- Que la actividad empresarial continúe, ante lo cual faltaría ver quién asume el cargo de empresario.
- Que la empresa se disuelva, en cuyo caso de tratarse de una sociedad mercantil deberá abonarse la indemnización equivalente a despido objetivo (20 días por año trabajado).


Modificación de las condiciones de trabajo
Cuando se da una sucesión de empresa, la legislación vigente apunta hacia el mantenimiento del vínculo laboral y de su contenido, de forma que el empresa debe asumir las condiciones de trabajo del anterior, y en caso contrario, debe abrir un periodo de consultas con los representantes de los trabajadores, y con tiempo suficiente para facilitarles toda la información antes de hacer efectivas las modificaciones de las condiciones de trabajo.

En su caso sería de aplicación la normativa para modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo, y las de movilidad geográfica, con lo cual, el nuevo empresario debería justificar la modificación del contenido contractual, y en caso de no estar de acuerdo, el trabajador podría ejercer su derecho a extinguir la relación con una indemnización de 20 días por año trabajado.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal