martes, 3 de febrero de 2015

Abogado de oficio para el despido

Menea este post en Meneame.net
Cuando un trabajador es despedido, o se le presenta cualquier otro conflicto laboral, tiene tres opciones; acudir a un abogado de oficio, acudir a un sindicato o acudir a un abogado o graduado social de pago. En este artículo vamos a hacer un análisis para que los trabajadores queden informados.

La primera opción que se presenta es la autodefensa del trabajador, (en primera instancia es posible, no es posible en instancias superiores), no obstante, para un trabajador no avezado en conflictos laborales, ello sería como enfrentar al Alcorcón contra el Real Madrid, que ganó una vez, pero lo habitual es que pierda, igual que un trabajador contra un abogado de la empresa. 

Paradójicamente, del resultado de la lectura de este artículo, el trabajador puede llegar a concluir que la opción más económica para defenderse puede ser un abogado de pago, y no un abogado de oficio ni un sindicato. Y a continuación explicamos por qué.



ABOGADO DE OFICIO
En principio no hay problema en iniciar un expediente de Justicia Gratuita. La Ley de Asistencia Jurídica Gratuita reconoce al trabajador y beneficiario de la Seguridad Social, el derecho a ser defendido por un abogado de oficio.

No obstante, elegir un abogado de oficio tiene 3 inconvenientes:
- No puedes elegir.
- Si pierdes sale gratis, pero si ganas puede cobrarte hasta el 33% del dinero obtenido, lo cual es mucho más de lo que cobra un abogado de pago.
- La implicación en el caso, popularmente se presume no es la misma que la implicación de un abogado privado actuando en competencia de mercado.


SINDICATO
Los sindicatos pueden ofrecer asesoría jurídica y defensa a los trabajadores, de hecho, se puede afirmar que lo hacen, eso sí, por un módico precio. En el caso de los afiliados que han cumplido el periodo mínimo, algunos servicios pueden ser gratuitos, pero no todos. Para obtener servicios gratuitos de los sindicatos hay que estar afiliado durante muchos años; en el caso de CCOO Cataluña serán unos 8 años para obtener carencia absoluta. 

De hecho, los honorarios por asesoramiento jurídico a no afiliados son bastante más altos; están compuestos de unas cantidades fijas independientemente del resultado, y de unos porcentajes sobre el resultado económico obtenido que pueden oscilar entre el 8% y el 14%.


ABOGADO DE PRIVADO
Los abogados privados, compiten en un mercado de libre competencia (con unos mínimos), por tanto, sencilla y resumidamente lo que un abogado privado puede ofrecerte es:
- Precios menores (negociables en cualquier caso).
- Mayor implicación en tu caso.

Además puedes elegir abogado entre una gran variedad (previa acreditación de que es laboralista).

Aunque no hayan pedido la Justicia Gratuita, en el proceso laboral, los trabajadores no pagan tasas judiciales. También, salvo que el trabajador actúe con mala fe o temeridad, nunca se imponen las costas a la parte perdedora lo cual elimina un riesgo importante en la primera instancia (no así para posteriores recursos en el TSJ o en el TS, donde sí se pueden imponer costas).


CONCLUSIONES
Teniendo en cuenta todo lo anterior, el trabajador solo tiene que asumir los gastos de su abogado. A partir de ahí puede elegir un abogado de oficio, un sindicato o un abogado privado, teniendo en cuenta, que salvo excepciones, ninguno sale gratis.

Está claro que en este artículo he intentado defender las bondades de los abogados privados, y desmitificar las creencias de gratuidad en los servicios de oficio y en los sindicatos. También está claro que en la Viña del Señor hay de todo, ya sea en el turno de oficio, en el sindicato o en el mercado de la competencia, hay abogados más habilidosos que otros, más expertos que otros, más implicados que otros, etc.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal