jueves, 8 de enero de 2015

Indemnización y causas del despido objetivo

Menea este post en Meneame.net
Estos últimos años hemos sido testigos de una tendencia generalizada por parte de las empresas a ajustarse el cinturón, reducir plantilla, realizar ERE, reinventarse para ser más competitivos, etc. Una economía capitalista que ha afectado a la calidad de las condiciones trabajo en nuestro mercado laboral.

Cuando la empresa va mal o sufre cambios importantes, el empresario puede despedir a los trabajadores con una indemnización rebajada: es el llamado “despido objetivo”, cuya indemnización equivale a 20 días por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades. 

Sin embargo, los requisitos son exigentes, y no todas las empresas tienen justificación suficiente para despedir al trabajador por causas objetivas, por lo cual, muchos despidos son declarados improcedentes y la empresa debe pagar al trabajador la indemnización máxima correspondiente al despido improcedente, que son 45/33 días por año trabajado, con un tope de 42/24 mensualidades. Es decir, el doble o más del doble de indemnización.

Esta diferencia en términos prácticos, podría significar (por ejemplo) cobrar 6.000 € o cobrar 13.000 € de indemnización por despido. Es una diferencia importante, por tanto, el trabajador debe llamar a un abogado y asesorarse, para no regalar su dinero.

Si necesitas consultar o contratar a una abogado en tu ciudad puedes utilizar el buzón de consultas personales.



El despido objetivo ocurre por causas no imputables al trabajador, es decir, el trabajador no ha cometido falta alguna, por tanto, tiene derecho a indemnización.

Cuando el despido objetivo que le están ofreciendo al trabajador está injustificado, o dicho en términos técnicos "es improcedente", el trabajador pierde mucho dinero con la indemnización. Para saber si el despido es improcedente, se debe evaluar si el despido se ajusta a las causas de despido objetivo que determina la Ley, o en caso contrario, no se ajusta a las causas legales y por tanto, la empresa no puede rebajar la indemnización del trabajador.


CAUSAS PARA EL DESPIDO OBJETIVO

1. Situación económica negativa de la empresa. Las causas del despido objetivo son varias, aunque la más predominante es la causa económica. Cuando una empresa tiene pérdidas durante tres trimestres consecutivos, en comparación con los mismos trimestres del año anterior, el despido es realmente objetivo. 

Sin embargo, esta circunstancia debe demostrarse con documentos contables, por lo cual, en caso de despido, deberemos reclamar a la empresa los balances contables y los libros si es necesario, para comprobar la veracidad del despido. De lo contrario, demandaremos a la empresa por despido improcedente.

2. Cambios organizativos, productivos o técnicos. Se trata de cambios en la empresa, de la técnica de producción, consecuencias que hagan perder a la empresa clientes y pedidos, etc. Son circunstancias que generalmente permiten a la empresa amortizar el puesto de trabajo de un trabajador que resulta prescindible.

3. Ineptitud del trabajador. Se da cuando el trabajador pierde las habilidades necesarias para desarrollar su labor de trabajo, por ejemplo, una mano, o bien no puede adaptarse a las modificaciones técnicas, aunque en este caso, el empresario está obligado a ofrecer un curso formativo al trabajador. 

También es posible que la retirada de una autorización administrativa hagan al trabajador no apto, por ejemplo, retirada del carnet de conducir a un camionero.

4. Faltas de asistencia al trabajo, aunque estén justificadas, siempre que sean intermitentes (no bajas de larga duración) y supongan el 20% de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos, o el 25% de las jornadas en cuatro meses discontinuos dentro del periodo de un año.

5. En el caso de las entidades sin ánimo de lucro que reciben subvenciones para contratar personal, cuando pierdan esas subvenciones también podrán despedirlo por causas objetivas y con la indemnización que le corresponde.


Procedimiento contra el despido
El procedimiento para la impugnación de despidos objetivos siempre es el mismo; en primer lugar SMAC y en caso de no llegar a un acuerdo amistoso; juicio oral. Se presentará por tanto, en el plazo máximo de 20 días una papeleta para la conciliación obligatoria en el SMAC que suspenderá el plazo de 20 días.

Finalizada ésta conciliación sin llegar a un acuerdo o sin comparecer la empresa, el plazo volverá a reanudarse por los días que resten hasta completar los 20, y será el tiempo que tendrá el trabajador para presentar la demanda en los Juzgados de lo Social.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal