martes, 27 de enero de 2015

Despedir a una trabajadora embarazada en periodo de prueba

Menea este post en Meneame.net
Como ya hemos hablado en otros artículos, el despido contra las mujeres embarazadas es nulo, siempre que no se demuestre su procedencia. Se trata de una legislación garantista que quedó consolidada con la Ley  trata de evitar la Ley de Igualdad efectiva de mujeres y hombres de 2007, que recoge la nulidad de los despidos que tengan como móvil la discriminación a mujeres embarazadas estén disfrutando o no, de alguno de las suspensiones de contrato o permisos que tienen atribuidos para garantizar la no discriminación durante el embarazo y la lactancia.

Nulidad significa que el despido declarado "no procedente" comporta automáticamente la recuperación del puesto de trabajo por parte de la empresa, y el pago de los salarios dejados de percibir. El cometido de la empresa es demostrar que el despido no tiene nada que ver con el embarazo, sino que se ha despedido al trabajador por otras razones, como por ejemplo pérdidas económicas reales y bien justificadas, o la comisión de una falta disciplinaria muy grave del trabajador-.

La nulidad comporta la obligación del empresario de readmitir a la trabajadora, en las mismas condiciones de trabajo y con abono de los salarios dejados de percibir desde la fecha del despido hasta la reincorporación efectiva. En caso de nulidad, el empresario no puede optar por deshacerse de la trabajadora con el pago de una indemnización económica, como ocurre con el despido improcedente, sino que está obligado a readmitir.

En este artículo vamos a trasladar esta regla de nulidad al supuesto de una trabajadora embarazada en periodo de prueba, y veremos que realmente no se aplica esta nulidad, salvo casos excepcionales.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado en tu ciudad, puedes utilizar el buzón de consultas.



En rigor cabe afirmar que es posible despedir a una mujer embarazada durante el periodo de prueba. La razón que puede avalar el despido es que el período de prueba es un lapso de tiempo que se otorga al empresario y al trabajador para cuajar su relación laboral, y durante el cual ambos (empresario y trabajador) pueden dar por finalizada la relación laboral, sin necesidad de justificarse, sin necesidad de preaviso y sin abonar ninguna indemnización por despido.

El Tribunal Constitucional ya se pronunció en ese sentido, argumentando que la protección frente al despido de las mujeres embarazadas no se puede extender al periodo de prueba salvo que se acredite la vulneración de derechos fundamentales.

Esa excepción de vulneración de derechos fundamentales puede avalar una demanda contra la empresa, y causar la readmisión de la trabajadora en el mismo puesto de trabajo, en las mismas condiciones, y con abono de los salarios dejados de percibir. Precisamente ocurrió un caso aplicable en el Juzgado de lo Social nº 26 de Madrid, que obligó a readmitir a una trabajadora embarazada, que fue despedida durante su periodo de prueba, al entender el Juzgado que siendo despedida el catorceavo día de trabajo, la empresa no había hecho uso del periodo de prueba, al contrario que con otros trabajadores, por lo cual el Juzgado entendió que la decisión empresarial de extinguir el periodo de prueba, tuvo un móvil discriminatorio por razón de embarazo, con lo que la empresa fue condenada a readmitir a la trabajadora. 


Conclusiones
Personalmente opino que el hecho de no extender la protección a las trabajadoras embarazadas cuando están realizando el periodo de prueba, necesariamente da lugar a situaciones de discriminación, -que es precisamente lo que se quiere evitar en una legislación garantista-. En dichas situaciones salta a la vista el único motivo que tiene el empresario para despedir a una trabajadora embarazada, es precisamente su estado de embarazo. 

Cabe recalcar que en esta cascada de reformas laborales que se han producido desde 2010 hasta la actualidad, se han aprobado medidas como el Contrato de Apoyo a Emprendedores, que permite realizar contrataciones con un periodo de prueba de hasta un año de duración, durante el cual opino que las mujeres embarazadas deben gozar de protección para evitar situaciones de discriminación.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Yo trabaje 10 meses en una empresa. A los tres meses me contrataron para sustituir una baja durante un año y algo. Al volver esa trabajadora me contrataron para cubir otra baja. Durante esta baja la que cubri antes volvio a quedarse de baja por lo que me ofrecieron firmar una baja voluntaria y firmar por cubrir esta baja. Dije que si. Ahora estoy en un embarazo de riesgo y no ha terminnado el periodo de prueba del ultimo contrato. Pueden despedirme?

    ResponderEliminar

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal