sábado, 15 de noviembre de 2014

Indemnización por discriminación laboral

Menea este post en Meneame.net
La vulneración del derecho fundamental a la igualdad puede consumarse de varias formas, mediante la degradación de las condiciones laborales, el despido, el hostigamiento, etc.

El principio de igualdad y no discriminación en una relación laboral (por razón de sexo o por cualquier otra razón), proviene de la Constitución Española, se trata de un derecho de rango de fundamental, y es una de las bases en la que se sustenta nuestro sistema jurídico. Por tanto, debe hacerse valer en caso de vulneración empresarial del mismo, y en su caso, restituir el daño causado, de no ser posible la forma material, de forma económica, es decir, mediante una indemnización.

Tal vez la discriminación por razón de sexo sea la más frecuente en el ámbito laboral, pues las mujeres, por razones biológicas (embarazo) se encuentran en una posición más comprometida que los hombres. La principal Ley de protección contra este fenómeno es la Ley Orgánica para la igualdad efectiva entre mujeres y hombres.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado en tu ciudad, puedes hacer uso del buzón de consultas.




















Restituir las condiciones y compensar económicamente la discriminación
Nos encontramos con normas de protección que tratan de evitar la discriminación, y si ésta se lleva a cabo, el objetivo de nuestra normas es restituir los perjuicios de la discriminación al estado original, -lo cual normalmente se traduce declarar nulo el acuerdo discriminatorio, con efectos retroactivos- y si ésto no fuese posible o no fuese suficiente, compensarlos con una indemnización económica.

Por ejemplo, para evitar la discriminación a las mujeres embarazadas, un despido sobre ellas es declarado nulo y la empresa debe readmitirla, en las mismas condiciones de trabajo y abonando los salarios dejados de percibir desde el despido hasta su reincorporación.

La razón de estas normas de protección contra la discriminación es inhibitoria -es decir, para que las empresas se abstengan de realizar conductas de este tipo- pero su objetivo también es resarcitorio, para compensar al afectado por la vulneración de sus derechos fundamentales.

El art. 183 LJRS establece que en caso de vulneración de derechos fundamentales habrá que indemnizar al afectado por el daño moral causado, además de otros daños adicionales, como son los patrimoniales, corporales, biológicos, etc.

Si bien nuestros Juzgados y Tribunales no son muy propensos a la indemnización civil por "despidos injustos" (por mucho sufrimiento psicológico que causen), sí que deben diferenciarse de los "despidos discriminatorios", en la medida que estos causan perjuicios a la víctima. Estamos hablando -no de indemnización por despido-, sino de una indemnización civil independiente que trata de compensar el daño o perjuicio causado, cuando el empresario vulnera un derecho fundamental como es la igualdad y no discriminación. 


Ejemplo de indemnización por discriminación laboral
En el caso de una mujer que solicitó una reducción de jornada para el cuidado de su hijo de 6 años -estando en su legítimo derecho a la conciliación de la vida personal, familiar y profesional-, y siendo que le fue negado el mismo, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) en su sentencia de fecha 19/02/2013 condenó al Estado español a pagar 16.000 € a la trabajadora, pues la reducción le fue denegada, y debido a la lentitud del procedimiento judicial (que incluyó dos sentencias del Tribunal Constitucional), su derecho a disfrutarla se había perdido, pues su hijo había superado la edad de 8 años, máxima para solicitar la reducción de jornada.

Así pues, la negativa al disfrute de derechos de conciliación, añadiendo la demora que impide que el derecho sea efectivo, merece sin duda una indemnización civil independiente a cualquier otra indemnización laboral. Sin embargo, a pesar de la lógica que ello supone, en la práctica los Juzgados limitan en gran medida la indemnización por cuestiones de conciliación de la vida familiar, al contrario que ocurre con otros derechos como la dignidad (relacionado especialmente con casos de mobbing) o la salud laboral, que si bien tradicionalmente también estaban limitados, en la actualidad se están revitalizando.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal