jueves, 23 de octubre de 2014

Trabajador investigado por un detective de la empresa

Menea este post en Meneame.net
Cada vez es más frecuente que las empresas hagan uso de diversos métodos de vigilancia, como pueden ser la instalación de videocámaras, auditorías informáticas o la obtención de pruebas a través de detectives privados o agencias privadas de investigación. Y se gastan el dinero en esto sencillamente porque les resulta rentable, ya que la mayoría de veces constituye una prueba -sino irrefutable- de mucho peso en un juicio. De este modo, la empresa puede valerse de pruebas que justifiquen el despido procedente de un trabajador que les estorba o les causa perjuicios económicos (por ejemplo, por estar de baja laboral).

Por ello el trabajador debe ser precavido y pensarse dos veces si es aconsejable realizar cierta conducta que pueda suponer un incumplimiento suficientemente grave para justificar el despido procedente.

No obstante, la actividad de vigilancia por parte de los detectives está limitada en ciertos aspectos que se exponen seguidamente en este artículo. Por ejemplo, la imagen adjunta al pie de este artículo, extracta de la serie The Good Wife, donde aparece Kalinda Sharma la popular investigadora del bufete Lockhart & Gadner, constituiría una investigación ilícita sin lugar a dudas, por vulnerar la inviolabilidad del domicilio, por lo que sería rechazado como prueba.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado en tu ciudad, puedes utilizar el buzón de consultas.


Ejercicio de la actividad de detective o investigador privado
El ejercicio de la actividad no es libre, sino que está restringido a profesionales. Un detective es la persona capacitada y autorizada para la obtención de datos y pruebas que pueden constituir una prueba válida en un procedimiento judicial.

La profesión de detective -y la actividad de investigación- están reguladas en la Ley de Seguridad Privada, si bien el artículo 29 de la citada Ley exige para el desarrollo de la profesión de detective privado la obtención de un título universitario, o bien la realización del curso de investigación privada reconocido por el Ministerio de Interior. Por tanto, para el ejercicio de la profesión, la Ley exige disponer de una Licencia Oficial de Detective Privado.

Por ello, el ejercicio de la actividad investigadora está radicalmente prohibido al resto de ciudadanos. El ejercicio ilegítimo de la profesión, además de generar responsabilidades penales por constituir un delito de intrusismo profesional, también pueden generar responsabilidades civiles por vulneración del derecho al honor, la propia imagen y la intimidad.

Las pruebas obtenidas por empresarios o particulares vulnerando lo anterior, no serían admisibles en juicio.


Actividad de investigación en el marco laboral
Ante conductas sospechosas de los empleados, que puedan suponer de algún modo un incumplimiento grave, las empresas suelen contratar a Agencias de Investigación para la instalación de cámaras o micros y la emisión de informes de vigilancia que posteriormente deben ser ratificados en el juicio. Es utilizado para hurtos, especialmente para trabajadores que tienen acceso a la tesorería de la empresa, o pueden beneficiarse indebidamente de privilegios (como bonos descuento). 

Otra de las actividades frecuentes de los investigadores o detectives privados, es el seguimiento de trabajadores incapacitados temporalmente, es decir, de baja laboral, cuando sospechan que éstas realizan trabajos incompatibles con su enfermedad o perjudiciales para su recuperación, lo cual supone la "simulación de enfermedad" que podría suponer el despido disciplinario del trabajador sin indemnización, por transgresión de la buena fe contractual.

También es frecuente la investigación para trabajadores que pueden incurrir en competencia desleal con la empresa, especialmente cuando se han firmado pactos de no competencia o de permanencia, que impiden al trabajador desarrollar actividades de la misma naturaleza para otras personas o empresas de la competencia.

Incluso en el ámbito de la Administración Pública, el Tribunal Supremo consideró en la STS 12/05/98 que era posible la contratación de detectives privados por parte de organismos públicos para la vigilancia de los funcionarios en su horario laboral.


Limitaciones a la actividad de investigación
La existencia de derechos fundamentales como el honor, la propia imagen o la intimidad, limitan el ejercicio de la actividad investigadora, de modo que en caso de vulnerarse alguno de los citados derechos, la prueba sería ilícita y no admisible en juicio.

El secreto de las comunicaciones también es un derecho fundamental que tampoco puede ser vulnerado. El secreto de las comunicaciones incluye todo tipo de conversaciones que el trabajador pueda tener con otras personas vía correo electrónico, chats, correo postal, etc. Estas conversaciones tienen que ser privadas, de modo que una conversación expuesta al público (por ejemplo en una red social) no vulneraría el secreto de las comunicaciones del trabajador.

Tampoco sería válida la prueba obtenida vulnerando la inviolabilidad del domicilio u otros lugares reservados. El domicilio es el lugar donde la persona puede dar rienda suelta a su libertad desde la más completa intimidad personal y familiar, y debe estar a salvo de miradas ajenas. Además, el concepto de domicilio está perfectamente definido por el Tribunal Constitucional, e incluye patios y jardines lindantes a una vivienda, entre otras zonas o lugares protegidos que se reflejan en este artículo.



Si necesitas consultar o contratar a un abogado en tu ciudad, tenemos colaboradores en toda España. Puedes ponerte en contacto con nosotros a través del buzón de consultas.


1 comentarios:

  1. Si sospecha que algún trabajador está pidiendo una baja fingida póngase en contacto con nosotros y le ayudaremos a descubrirlo http://www.detectives-cross-word.com/

    ResponderEliminar

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal