martes, 14 de octubre de 2014

Menoscabo a la imagen profesional del trabajador

Menea este post en Meneame.net

El honor es el derecho que debe salvaguardarse en la relación laboral en garantía de ambas partes: empresario y trabajador. Ocurre sin embargo, que en ocasiones se sobrepasan los límites de modo que se contravienen los derechos del trabajador, entre ellos el honor, que afecta a varias garantías del trabajador como la dignidad o la imagen profesional.

Especialmente en los despidos disciplinarios sin pruebas, (cuando la imputación de unos hechos ha sido infundada o manifiestamente falsa), el trabajador puede plantearse que su derecho al honor ha sido menoscabado, cuando, -no en pocas ocasiones-, el empresario inventa unos hechos falsos, que imputa al trabajador para justificar su despido. Por ejemplo, -que hurta material de oficina, que se apropia del dinero de la caja, que se pasa el día navegando en internet-. Sin embargo, este tipo de acusaciones, aún siendo falsas, no suelen generar sentencias favorables al trabajador, puesto que los tribunales suelen ser proclives a dejarlas impunes como si de una libertad gratuita de la empresa se tratara.

No sin embargo, deben pasar desapercibidas acusaciones de entidad más grave, como pueden ser el acoso sexual cuando éste no existió, el consumo de drogas para trabajadores en el sector del transporte poniendo en riesgo la vida de otros conductores, etc. Son tipos de acusaciones que bien merecen un reproche, siempre y cuando no sean ciertas.

En estos casos el honor debe primar sobre la libertad de la empresa para despedir a un trabajador, siempre que pueda probarse que las manifestaciones faltan a la verdad o no guardan ningún fundamento sobre su veracidad, por lo cual, el comportamiento del empresario podría considerarse temerario.

De ser así, el trabajador puede solicitar una indemnización civil por el daño causado contra su imagen y su bagaje profesional.

Tal y como dispone la Ley Orgánica 1/1982, de 5 de mayo, sobre protección civil del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen, las lesiones a este derecho vienen determinadas, por la imputación de hechos o la manifestación de juicios de valor a través de acciones o expresiones que de cualquier modo lesionen la dignidad de otra persona, menoscabando su fama o atentando contra su propia estimación.

Si quieres contactar con un abogado en tu ciudad, puedes utilizar el buzón de consultas.


El derecho al honor en los cargos públicos
Existen ciertas profesiones, que por sus propias características, están más expuestas a la vulneración del derecho al honor, por ejemplo, los cargos públicos o los periodistas.

En relación con los cargos públicos, las lesiones del derecho al honor, son atenuadas por el derecho a la libertad de expresión, claro que siempre a falta de analizar las circunstancias y las consecuencias, por lo que no puede afirmarse que siempre queden impunes.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal