jueves, 2 de octubre de 2014

Despido por transgresión de la buena fe contractual

Menea este post en Meneame.net
El artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores permite al empresario despedir al trabajador por la vía disciplinaria, cuando este incurra en una falta grave o muy grave que suponga la transgresión de la buena fe contractual. Aún así el empresario debe tener verdaderas razones para despedir al trabajador, el despido debe ser proporcionado (prohibición de despedir a la ligera), y compete a la empresa probar el incumplimiento, pues de lo contrario, sería despido improcedente. 

Cabe precisar que el empresario también puede cometer actos de transgresión de la buena fe de cara al trabajador, por lo cual, romper deber de lealtad por parte del empresario, también es un incumplimiento grave que puede facultar al trabajador para solicitar la extinción de su contrato de trabajo, con derecho a la indemnización máxima que marca la ley, y derecho a cobrar el paro.

En este artículo vamos a desgranar el concepto de la buena fe contractual, y los diferentes supuestos que transgreden la buena fe contractual. La lectura del artículo os resultará amena, porque está expuesta en base a supuestos prácticos (casos reales).

Antes sin embargo, cabe precisar que "la buena fe" es un concepto abierto e indeterminado, por tanto, caben otros supuestos diferentes a los que se incluyen en la lista -numerus apertus- que se expone a continuación:

1. Abuso de confianza y deslealtad
Se trata de un despido bastante socorrido por el empresario: "el abuso de confianza". Para hacerse una idea de lo que supone el abuso de confianza, mejor poner unos ejemplos prácticos. Serían abuso de confianza:
- El vigilante nocturno que se queda dormido en la caseta.
- La cajera que no cobra algunos productos a amigos y familiares.
- Un guarda jurado que se dedica a jugar a los videojuegos durante su turno de trabajo.
- Sustraer documentos de la empresa para la defensa en un juicio.
- Salir 30 minutos antes del trabajo todos los días.


2. Uso indebido de los sistemas informáticos
Hemos escrito varios artículos sobre el uso indebido del patrimonio empresarial, especialmente los teléfonos y los equipos y sistemas informáticos (internet, correo electrónico, ordenador, etc).

En lo relacionado a los equipos y sistemas informáticos, cobra especial relevancia que el empresario haya comunicado previamente al trabajador las instrucciones de uso de internet y demás extremos. Sin esta comunicación, un uso moderado y racionado de internet en el trabajo (por ejemplo las micropausas para ver facebook), podría no considerarse una transgresión de la buena fe, -aún menos si venían siendo toleradas por el empresario tiempo atrás-.


3. Hurtos
Como resulta obvio, el hurto de material o patrimonio de la empresa, es un comportamiento que puede ser sancionado con el despido (si existen pruebas), ya que además de que el hecho supone una infracción en sí, también quiebra el principio de confianza y lealtad del trabajador hacia el empresario.

Dentro de esta infracción entrarían todo tipo de apropiaciones indebidas, como productos alimenticios en un supermercado, los bonos descuento en una agencia de viajes, dinero de la caja de un restaurante, material de oficina, o cualquier otra similar. Incluso se han visto despidos por no ticar algunos productos en la caja registradora, que la empresa consideró un hurto.


4. Simular una enfermedad
Una causa de despido, no poco frecuente, es la simulación de enfermedad. Algunas empresas fotografían (o contratan a investigadores privados para que fotografíen) al trabajador que, estando en situación de baja laboral -incapacidad temporal- realiza otras actividades que pueden considerarse perjudiciales para su recuperación, y que por tanto resultan un perjuicio para la empresa.

En Laboroteca, expusimos el caso de una chica que había sido despedida por colgar unas fotos en facebook, disfrutando del parque de atracciones y de una despedida de solteras, mientras estaba de baja por sufrir una contractura cervical.


5. Mentiras y falsedades
La mentira entre el trabajador y el empresario, como es obvio, quiebra la confianza entre ambos, por lo cual, quien comete mentira contra el otro, incurre en una falsedad que transgrede la buena fe contractual. Serían ejemplos reales:
- Solicitar permisos poniendo excusas falsas.
- Cobrar gastos y suplidos (dietas, transporte, etc), siendo que éstos realmente no existen.
- Falsificar documentos en beneficio propio.
- Falsificar un parte médico para justificar la ausencia al trabajo.


6. Amenazas y coacciones
No hace falta amenazar de muerte o con lesiones física al empresario o a otros trabajadores de la empresa, aunque como es obvio, éstas también son causas de despido. 

Otras conductas de menor entidad como pedir dinero, o un ascenso, a cambio de no formular una denuncia a la Inspección de trabajo, podrían considerarse una coacción suficiente para despedir al trabajador. Esto por descontado, no debe confundirse con el hecho de advertir al empresario sobre posibles denuncias o demandas judiciales, sin pedir nada a cambio, aquí lo que se sanciona es el chantaje

Por tanto, frente a un despido, no conviene amenazar al empresario con todos los males, lo más prudente es consultar a un abogado y demandar, y a tal efecto, tenéis a vuestra disposición el formulario de consultas.



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal