jueves, 23 de octubre de 2014

Derechos de las trabajadoras embarazadas

Menea este post en Meneame.net
Las trabajadoras embarazadas gozan de una serie de garantías y derechos que evitan la discriminación por razón de sexo y motivada por el embarazo. Por una parte, ninguna norma obliga a la trabajadora a comunicar a la empresa su estado de embarazo, por ello, aunque la empresa no conozca el estado de embarazo de su empleada, tiene los mismos derechos aún cuando no informe sobre su estado de embarazo, y cualquier represalia sobre ella , especialmente un despido, sería igualmente nulo.

Cuando las consecuencias del embarazo comiencen a limitar o impedir a la trabajadora realizar sus funciones laborales, es el momento de ejercer los derechos que le son conferidos. La trabajadora goza de un permiso retribuido para ir regulamente a los controles médicos prenatales, por lo que no se puede descontar ni un euro de su salario. Obviamente, tendrá que llevar un justificante médico a la empresa.

Si tus dudas versan sobre el paro y la baja por maternidad, consulta este artículo. Para los derechos de las trabajadoras embarazadas que siguen trabajando en la empresa, continúa leyendo este artículo.

Si necesitas hacer una consulta a un abogado de tu ciudad, puedes utilizar el buzón de consultas.



Riesgo durante el embarazo
Durante el embarazo la empresa tiene que adaptarse a las circunstancias y facilitar a la trabajadora todos los cuidados para evitar el riesgo, incluyendo el riesgo de aborto. Por tanto, es una obligación laboral de la empresa, aunque ello suponga cambiar a la trabajadora de horario o de puesto de trabajo. Si no es posible adaptar a la trabajadora a unas condiciones de trabajo saludables y compatibles con su embarazo, procede solicitar la baja por riesgo del embarazo.

En la etapa de baja por riesgo del embarazo, la trabajadora cobra el 100% de su salario, por lo cual no hay rebajas en ese sentido, siempre que el riesgo venga originado por el trabajo. Al tratarse de un riesgo laboral (contingencias profesionales) la gestión y el pago de la prestación económica corresponderá a la Mutua.

Si el riesgo no está originado por el trabajo, es decir, se trata de un "embarazo de riesgo" por circunstancias biológicas, la baja labora no sería de riesgo por el embarazo, y no se percibiría el 100%.


Permiso de maternidad
La trabajadora puede disfrutar de un total de 16 semanas (ampliables 2 semanas más por cada hijo) en concepto de "permiso de maternidad". Puede pedir dicho permiso de maternidad antes o después del nacimiento, y distribuirlo como quiera, siempre que tras el parto guarde 6 semanas de reposo obligatorio. 

Si el bebé nace con discapacidad, dicho permiso se amplía 2 semanas más. En caso de adopción y acogimiento, también se puede disfrutar de permisos.

Durante el permiso de maternidad se percibe el 100% de la base por contingencias comunes, es decir, descontando los conceptos computables a efectos de cotización, por ejemplo, dietas, transporte, etc. (Para las trabajadoras más avezadas en este tipo de cálculos, pueden encontrar las instrucciones para el cálculo aquí).

Para disfrutar de esta retribución la trabajadora tiene que haber cotizado lo siguiente:
- Para trabajadoras menores de 21 años no es necesario haber cotizado.
- Para trabajadoras menores de 26 años, 90 días cotizados en los últimos 7 años, o 180 días cotizados en toda su vida laboral.
- Para trabajadoras mayores de 26 años, 180 días cotizados en los últimos 7 años, ó 360 días cotizados en toda su vida laboral.

El padre también puede hacer uso de ese permiso de maternidad, excepto las 6 semanas posteriores al parto que son de descanso obligatorio para la madre. Al margen de ese permiso, el padre tiene un permiso de paternidad de 13 días ininterrumpidos.


Despido de la trabajadora embarazada
Por gracia del Estatuto de los Trabajadores y sin importar las circunstancias que alegue el empresario, el despido de la trabajadora embarazada es nulo (así como también el despido de las trabajadoras que disfruten de permisos de maternidad o reducción de jornada para el cuidado de los hijos).

Por tanto, las trabajadoras embarazadas despedidas, tienen derecho a recuperar su puesto de trabajo y a cobrar todos los salarios durante la tramitación del proceso judicial.

No importa que la empresa conozca o no el embarazo, incluso que la trabajadora esté en periodo de prueba y se acabe de enterar que está embarazada, pues se trata de un derecho de las trabajadoras embarazadas, independientemente de cualquier otra circunstancia.


Fin de contrato temporal
Si tras finalizar el contrato temporal de la trabajadora embarazada, la empresa no lo renueva, y el despido no está justificado por alguna causa de peso, podría entenderse que dicho "despido" es discriminatorio por razón del embarazo, y podría obligarse a la empresa a la readmisión de la trabajadora con abono de los salarios dejados de percibir. 

Es conveniente consultar con un abogado. A tal efecto puedes utilizar el formulario de consultas.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal