lunes, 1 de septiembre de 2014

La importancia del Salario Mínimo Interprofesional

Menea este post en Meneame.net
"Toda persona que trabaja tiene derecho a una remuneración equitativa y satisfactoria, 
que le asegure, así como a su familia, una existencia conforme a la dignidad humana 
y que será completada, en caso necesario, por cualesquiera otros medios de protección social."
Declaración Universal de los Derechos Humanos



El Salario Mínimo Interprofesional (SMI) fue congelado en 645,30 € para 2014 –contando 14 pagas anuales-, cantidad por debajo de la cual no se puede contratar a un trabajador, y cantidad que el Gobierno, siguiendo el mandato de la Constitución, considera suficiente para satisfacer las necesidades del trabajador y de su familia.

Sin embargo, es claro que el quantum del SMI (645,30 €) que se cuestiona en el presente artículo, es tan ridículo, que no puede haber duda alguna sobre su insuficiencia.


Muchos trabajadores caen en el error de pensar que el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) sólo afecta a su vida en lo relacionado con su nómina, y en consecuencia, habida cuenta que la mayoría de los trabajadores cobran por encima del mínimo, no le prestan mayor importancia.

Lo cierto es que el SMI afecta en muchas otros extremos. En primer lugar, un SMI fijado en un mínimo tan bajo, es consecuencia directa de su precariedad, un Convenio colectivo no podría fijar el salario del trabajador en 750 € si el SMI fuese de 950 €. Por otra parte, tanto trabajadores como pensionistas o desempleados, se ven afectados por la cuantía del SMI, en tanto en cuanto, es el indicador que marca hasta qué grado responde FOGASA en caso de insolvencia del empresario, o el límite en relación a la cuantía de la nómina, prestación o pensión que es inembargable, en caso de tener deudas ejecutadas con Hacienda, la Administración Pública, los bancos, u otros particulares.


Salario Mínimo Profesional según Convenio
Podría decirse que el sistema normal de fijación de un ‘mínimo salarial’ corresponde a los empresarios y a los trabajadores, mediante sus representantes, a través de la negociación colectiva, es decir, ambas partes -empresarios y trabajadores- negocian un Convenio Colectivo e incluyen tablas salariales para cada grupo profesional que mejoran el Salario Mínimo.

Pero no siempre las tablas salariales anexadas en los convenios colectivos recogen un nivel salarial que podría considerarse “suficiente”.

Por citar un ejemplo, en Castellón, una provincia poblada por pequeñas localidades repletas de explotaciones agrícolas y ganaderas, y con un gran número de agricultores y ganaderos, posee un Convenio según el cual, a los trabajadores no cualificados del sector porcino les corresponde un salario según convenio de 756,42 €. Como puede apreciarse, este nivel salarial –aún superior al SMI- sigue siendo insuficiente según los parámetros analizados anteriormente. No es un caso aislado, hay multitud de sectores económicos en que los mínimos salariales pueden ser incluso más rebajados.

Por tanto, el establecimiento de un Salario Mínimo Interprofesional que pudiera entenderse ‘suficiente’ en términos legales y constitucionales (por ejemplo 981,39 €) promovería el incremento proporcional de las cuantías de las tablas salariales contenidas en los Convenios colectivos, situándolos por encima de un umbral más justo y adecuado a los derechos constitucionales de los trabajadores.


¿Cómo afecta el salario mínimo en nuestras vidas?
El salario mínimo es la garantía salarial que debe ofrecer el Gobierno a todos los trabajadores, mediante la aprobación anual de un Real Decreto, que actualice un salario digno por debajo del cual está prohibido contratar.

Pero este mínimo no sólo afecta a la nómina de final de mes, sino que se inmiscuye en otros aspectos importantísimos de nuestra vida. Por ejemplo, para cobrar el subsidio por desempleo de 426 € el trabajador debe acreditar que no percibe rentas superiores al 75%. También al acudir a FOGASA en caso de insolvencia o concurso de acreedores de la empresa, el trabajador sólo tiene derecho a una cantidad igual al doble del SMI.
Pero tal vez la cuestión que afecta a un mayor número de personas, -no sólo trabajadores, también jubilados y pensionistas-, es el Salario Mínimo Inembargable.

Mediante los convenios colectivos, se puede garantizar una parte de la suficiencia, -la que se refiere a la cuantía de las retribuciones pagadas por el empresario,- pero no aquella que se muestra como muro de continencia de intereses de terceros ajenos a empresarios y trabajadores. Así pues, queda patente, una vez más, la importancia de un Salario Mínimo adecuado.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal