martes, 30 de septiembre de 2014

La baja voluntaria del trabajador es revocable

Menea este post en Meneame.net
En primer lugar, se hace necesario recalcar un matiz importante: el trabajador puede solicitar la extinción de su contrato con la empresa de forma voluntaria o bien por incumplimiento del empresario. En cualquier caso se trata de dos supuestos totalmente opuestos que es necesario tener claro para evitar confusiones.

El trabajador tiene derecho a solicitar la extinción de la relación laboral cuando se de un incumplimiento grave del empresario, en cuyo caso tendría derecho a una indemnización equivalente a la del despido improcedente, y a demandar la prestación por desempleo (paro). Sería por ejemplo, cuando el trabajador sufre retrasos continuados en el pago de la nómina, es una víctima de acoso laboral o sexual, o sufre cualquier otro incumplimiento del empresario.

De no mediar un incumplimiento del empresario, el trabajador que desea dejar su trabajo, igualmente puede pedir la baja voluntaria a la empresa, pero en ese caso, perdería su derecho a cualquier indemnización y también a solicitar la prestación por desempleo. No perdería sin embargo el derecho al finiquito por vacaciones no disfrutadas, pagas extra no disfrutadas, y otras cantidades adeudadas por el empresario. 

En este artículo vamos a abordar la dimisión o renuncia voluntaria del trabajador, y en especial, el derecho del trabajador a retractarse de la misma.


Plazo de preaviso
El trabajador debe comunicar de forma fehaciente al empresa, mediante un preaviso de 15 días por escrito, su decisión libre y voluntaria de extinguir su relación laboral. Dicho plazo se otorga en beneficio de la empresa, para que pueda iniciar los trámites de sustitución del trabajador que deja una vacante en su puesto de trabajo.

De no respetarse este plazo, o de no respetarse la comunicación escrita, podría entenderse en perjuicio de la empresa, a la cual el trabajador podría llegar a abonar una indemnización por abandono o dimisión irregular, cuya cuantía normalmente sería la del salario diario por el número de días de preaviso incumplido, salvo que los daños hayan sido mayores.


Retractarse de la dimisión
No obstante, la dimisión del trabajador es revocable, siempre y cuando se ejerza dentro del plazo de los 15 días, o dicho de otro modo, siempre y cuando la relación laboral continúe vigente. Esta última observación nos daría a entender que, si la dimisión del trabajador lo es con efectos inmediatos (sin preaviso), la dimisión sería irrevocable, eso sí, siempre que el empresario no esté dispuesto a aceptarla, pues de lo contrario, el libre acuerdo de las partes primaría sobre cualquier otro criterio.

No obstante, el Tribunal Supremo ha venido apreciando que el empresario puede retractarse del despido siempre y cuando lo haga dentro del plazo de preaviso, y por ende, lo mismo debe aplicarse al trabajador, pues éste, tiene el mismo derecho a retractarse de su dimisión siempre y cuando aún no haya surtido efectos, es decir, no se haya roto el contrato, por estar dentro de los quince días de preaviso.

Tanto es así, que la Sentencia del Tribunal Supremo 5994/2010, condenó a una empresa al pago de una indemnización de 59.320,80 € a una empresa, por no aceptar la retractación del trabajador en periodo de preaviso, tras presentar su dimisión voluntaria y retractarse de ella, entendiendo que la decisión del trabajador era revocable, y que la empresa, al no aceptar su rectificación, realizó un despido improcedente, con la citada indemnización que por Derecho le correspondió pagar.


Si necesitas realizar una consulta o contratar a un abogado, puedes utilizar el formulario habilitado a tal efecto.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal