viernes, 12 de septiembre de 2014

Contrato en prácticas y contrato para la formación

Menea este post en Meneame.net
Los contratos formativos (contratos en prácticas y contrato para la formación) se incluyen entre los contratos temporales por propia naturaleza, es decir, atendiendo al hecho de que la formación profesional es limitada en el tiempo y no puede perpetuarse. Sirven como instrumento para el fomento del empelo del colectivo de los jóvenes, cuya inserción en el mercado de trabajo es especialmente difícil. (También existen bonificaciones para la contratación de jóvenes).

En esta modalidad queda excluido el empresario de abonar la indemnización correspondiente por fin de contrato temporal.

Si tras leer el artículo tenéis cualquier duda podéis poneros en contacto con nosotros a través del formulario de consultas.

El contrato de trabajo en prácticas
Este tipo de contrato no debe confundirse con el que realizan los alumnos, estudiantes, como parte de su formación académica. Esto son contratos académicos en virtud de un Convenio entre la universidad y las empresas, como por ejemplo las enseñanzas sanitarias de los médicos internos y residentes en Instituciones sanitarias (MIR)

El contrato en prácticas que abordamos en este artículo es aquél en virtud del cual un trabajador con una titulación reciente se obliga, a cambio de una retribución, a prestar servicios adecuados al nivel de estudios cursados que le faciliten, al mismo tiempo, la práctica de sus conocimientos académicos. Pero en cualquier caso, se trata de una relación laboral y no académica.


Requisitos de validez
Los requisitos que se le exigen al trabajador es que haya obtenido un título académico que le habilite para realizar el trabajo para el cual será contratado. Dicho título podrá ser universitario o de formación profesional. Los títulos obtenidos en el extranjero deben convalidarse.

Este tipo de contratos deben celebrarse dentro de los cinco años posteriores a la terminación de la titulación académica (siete años si se trata de un trabajador minusválido). Para menores de 30 años no existen limitaciones, aunque el título haya sido obtenido hace más de cinco años.

Este lapso de tiempo no se computa desde la expedición del título (que puede tardar un año) sino desde la terminación efectiva de los estudios.


Requisitos formales.
El contrato en prácticas ha de formalizarse por escrito (haciéndose constar expresamente la titulación del trabajador, la duración del contrato y el puesto o puestos de trabajo a desempeñar) y en su modelo oficial. Si no se respeta la forma escrita, se presume celebrado por tiempo indefinido, salvo prueba en contrario que acredite la naturaleza temporal.


Peculiaridades del contrato
Por regla general, la duración de este contrato no puede exceder los dos años de duración ni ser inferior a seis meses. A pesar de ello, los Convenios Colectivos pueden imponer excepciones, atendiendo a las características del sector.

El contrato puede celebrarse a tiempo completo o parcial, pero siempre por escrito.

Al terminar el contrato, el empresario deberá expedir un certificado de las prácticas realizadas; los puestos ocupados y las tareas encomendadas, así como su duración.

Puede pactarse un periodo de prueba, pero en defecto de previsión en el Convenio aplicable, éste no podrá ser superior a dos meses si se trata de titulaciones superiores, ni a un mes si se trata de grados medios.


Retribución
La retribución puede ser fijada por los Convenios colectivos, y en defecto de estos;
- Durante primer año el salario del trabajador no podrá ser inferior al 60% del fijado para un trabajador ordinario de su misma categoría.
- Durante el segundo año el salario del trabajador no podrá ser inferior al 75% del fijado para un trabajador ordinario de su misma categoría.


Contrato de trabajo para la formación y el aprendizaje
El contrato para la formación es aquel por el que un trabajador y un empresario se obligan, respectivamente, a recibir y proporcionar la formación teórica y práctica necesaria para el desempeño adecuado de un oficio o un puesto de trabajo que requiera cierta cualificación. Se trata de una modalidad contractual que combina formación y producción, siendo prioritaria la formación.


Requisitos para su validez
El trabajador deberá tener entre 16 y 25 años, y no debe tener una titulación académica reconocida por el Sistema Educativo para formalizar un contrato en prácticas. Esta edad se extiende para menores de 30 años sin cualificación profesional hasta que la tasa de paro baje del 15%. 

Para personas con discapacidad no hay límite de edad. Y para personas que estén en riesgo de exclusión social tampoco se aplicará el límite de edad; así como desempleados que provengan de escuelas taller o casas de oficios.


Bonificaciones para los contratos de formación
Los contratos de formación celebrados con trabajadores desempleados tendrán una bonificación del 100% en las cuotas empresariales de la Seguridad Social si la plantilla de la empresa es inferior a 250 trabajadores, y del 75% si es superior.
Cuando se conviertan contratos formativos en contratos indefinidos, el empresario tendrá una bonificación de 1.500 € anuales en la Seguridad Social, y de 1.800 € anules si se trata de una mujer trabajadora.


Requisitos formales
Esta modalidad de contrato deberá celebrarse por escrito y en su modelo oficial, haciendo constar su duración, el oficio o puesto de trabajo para el cual se contrata, así como el tiempo dedicado a la formación teórica y la distribución entre formación teórica y trabajo efectivo. 

Se designará a una persona como tutor y deberá especificarse en el contrato su cualificación profesional.

De no celebrarse por escrito, este tipo de contrato se entenderá celebrado por tiempo indefinido.

Su duración máxima será la que disponga el convenio colectivo sin exceder de los dos años o ser inferior a seis meses de duración.

El empresario también tiene obligación (igual que en el contrato en prácticas) de expedir una certificación que acredite la duración de la formación teórica recibida y el grado de formación técnica adquirido. El trabajador podrá obtener de la Administración Pública un certificado de profesionalidad.


Retribución
La retribución será la que esté fijada en el Convenio colectivo, y no puede ser inferior al Salario Mínimo Interprofesional (SMI).


Formación teórica del trabajador.
La formación teórica será de "carácter profesional". El tiempo de formación teórica no será inferior al 15% de la jornada máxima prevista por convenio colectivo o jornada máxima legal.

Existen dos excepciones que pueden modificar o dispensar al trabajador de recibir la formación teórica:

1) Si el trabajador no ha finalizado la ESO, la formación teórica tendrá por objeto inmediato el concluir dicha educación; 
2) El trabajador quedará dispensado de la formación cuando la haya recibido en un curso cuya realización certifique la Administración.

En cuanto al lugar donde puede impartirse dicha formación, siempre fuera del puesto de trabajo, se prevén diversas posibilidades: instalaciones de la propia empresa, centro de formación creado por empresas, organizaciones empresariales o sindicales y centro público o privado autorizado por la administración.


Formación práctica.
Ésta se instrumenta mediante la realización del trabajo correspondiente al oficio, puesto o nivel objeto de contratación. Para llevar a cabo esta formación de forma satisfactoria, la ley exige que se designe al trabajador en formación un tutor en el centro de trabajo, que puede ser el empresario u otro trabajador que él designe. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal